Inicio > Terapias Adultos > Elaboración del Duelo

Elaboración del Duelo

Elaboración del Duelo

El duelo, del latín dolus (dolor), puede ser definido como el proceso por el que atraviesa una persona ante la muerte de un ser querido. También ,el duelo puede ser experimentado ante cualquier pérdida y no necesariamente implica la muerte de un ser querido. El duelo es un proceso, y no un estado, natural en el que el doliente atraviesa una serie de fases o tareas que conducen a la superación de dicho proceso.

Durante el duelo es normal presentar una serie de síntomas y sensaciones:


Sentimientos: tristeza, rabia (incluye rabia contra sí mismo e ideas de suicidio), irritabilidad, culpa y autorreproches, ansiedad, sentimientos de soledad, cansancio, indefensión, shock, anhelo. Alivio, anestesia emocional...

Sensaciones Físicas: molestias gástricas, dificultades para tragar o articular, opresión precordial, hipersensibilidad alruido, despersonalización,sensación de falta de aire, debilidad muscular, pérdida de energía, sequedad de boca, trastornos del sueño...

Cogniciones: incredulidad, confusión, dificultades de memoria, atención y concentración, preocupaciones, rumiaciones,pensamientos obsesivoides, pensamientos intrusivos con ímágenes del muerto...

Alteraciones Perceptivas: ilusiones, alucinaciones auditivas y visuales, generalmente transitorias y seguidas de crítica, fenómenos de presencia...

Conductas: hiperfagia o anorexia, alteraciones del sueño, sueños con el fallecido o la situación, distracciones, abandono de las relaciones sociales, evitación de lugares y situaciones, conducta de búsqueda o llamada del fallecido, suspiros, inquietud, hiperalerta, llanto, visita de lugares significativos, atesoramiento de objetos relacionados con el desaparecido...

La duración del duelo es siempre variable y depende de distintos factores, pero, en general, los sentimientos más intensos y agudos empiezan a remitir entre los seis meses y uno o dos años. Después de la pérdida, algunas personas, continúan experimentando sentimientos de duelo durante un periodo aún más largo. Este largo proceso no se considerará anómalo, a no ser que sea de tal intensidad que le impida al superviviente adaptarse, reorganizando su vida y reintegrándose al mundo real.


El proceso de duelo tiene diferentes fases:


1. Fase de negación: al principio la persona niega lo que sucede o niega las emociones asociadas a esa pérdida. Si la persona se queda estancada en la negación no podrá asumir la realidad, no podrá superar la pérdida.

2. Fase de enfado o ira: la persona experimenta rabia y resentimiento.

3. Fase de culpa y negociación: tiende a sentirse culpable por las cosas que no hizo y pudo hacer. Intenta buscar soluciones, pero no puede porque es algo irreparable e irreversible.

4. Fase de tristeza: empieza a ser consciente de la realidad y surge entonces la tristeza. En muchos casos aparecen síntomas depresivos y sentimientos de angustia. Es necesario que la persona sienta esa tristeza y pueda expresar el dolor abiertamente, sin presiones por alcanzar la aceptación de la pérdida, ya que cada persona necesita su tiempo hasta pasar a la última fase, la de aceptación.

5. Fase de aceptación: en esta última fase se acepta que la pérdida es inevitable e irremediable. La persona comienza a ver la realidad desde otra perspectiva, y aunque se encuentra débil y cansado por todo el proceso anterior, empieza a integrar la pérdida de una forma saludable en su vida cotidiana, retomando las actividades que desarrollaba antes de dicha pérdida.



En Psicotorres te ayudamos para que el duelo no perdure más de lo necesario y que pueda alcanzar la aceptación de la perdida. El paciente normalizará sus emociones y podrá poner palabras a sus sentimientos, superando de una manera óptima la pérdida y de esta manera, rehacer su vida de una manera mucho más adaptativa.

elaboracion del duelo


Top