Inicio > Terapias Adultos > Fobias

Tratamiento Fobias

Fobias

Una fobia es un miedo irracional, un tipo de trastorno de ansiedad en el cual, el paciente tiene un miedo implacable a una situación, a una criatura, lugar o cosa. Las personas con una fobia hacen todo lo posible por evitar un peligro percibido, que es mucho mayor en sus mentes que en la vida real. Si es confrontado con la fuente de su fobia, la persona sufrirá una angustia enorme, que puede interferir en su funcionamiento normal, a veces puede conducir al pánico total. Para algunas personas, incluso pensar en su fobia es altamente angustioso.

Una fobia se inicia cuando una persona comienza a organizar su vida procurando evitar el objeto de su miedo. Una fobia es mucho más grave que un simple miedo. Quienes la padecen tienen una necesidad irresistible de abstenerse de todo aquello que puede desencadenar su ansiedad.

Si el objeto de la fobia es algo con lo que la persona entra muy rara vez en contacto, como las serpientes, su vida cotidiana no se verá afectada. Sin embargo, algunas fobias complejas son imposibles de evitar, como la agorafobia (miedo a salir de casa o a lugares públicos) o fobia social (miedo a estar entre grupos de personas).


Hay tres categorías principales de fobias:

Las fobias específicas (fobias simples): Implican un miedo desproporcionado sobre situaciones específicas, criaturas vivas, lugares, actividades o cosas. Estos ejemplos incluyen el temor a:

- Dentistas (dentofobia)

- Murciélagos (chiroptofobia)

- Perros (cinofobia)

- Volar (aerofobia)

- Serpientes (ofidiofobia)

- Aves (ornitofobia)

- Ranas (ranidafobia)

Las fobias complejas: Están vinculadas a un temor profundamente arraigado o ansiedad acerca de ciertas situaciones, incidentes o circunstancias, lo que las hacen mucho más incapacitantes que las fobias simples.

La fobia social ahora se llama trastorno de ansiedad social. Una persona con fobia social encuentra dificultades con las situaciones sociales y a veces insoportables. El ir a fiestas, bodas, eventos o exposiciones le causan ansiedad, existe el temor a ser avergonzado o humillado en público. La peor pesadilla para una persona con fobia social es, probablemente, tener que hablar en público o actuar en un escenario frente a una audiencia.

Existe el temor a ser juzgado por otras personas. Las personas afectadas con fobia social sienten que van a ser examinados y señalados entre la multitud, lo que para ellos sería un suplicio de insoportable vergüenza. El miedo a puedan reírse a causa de su ropa, su voz o algún rasgo de su cuerpo es tan intenso que prefieren evitar las reuniones sociales en su conjunto.

Los Psicólogos dicen que la alta proporción de adultos con fobia social comenzaron seguramente a tomar medidas para evitar situaciones sociales durante sus años de adolescencia. Los estudios han demostrado que, su estilo de vida se vuelve cada vez más aislado haciéndolos más susceptibles a desarrollar depresión. Los expertos subrayan que la fobia social no es lo mismo que la timidez.

Las personas obesas pueden desarrollar el trastorno de ansiedad social, simplemente debido a su peso.

Agorafobia

A un individuo con agorafobia le asusta encontrarse en situaciones donde no hay escape; tienen miedo de estar atrapado en una situación desesperada, sin ayuda. La agorafobia puede incluir el temor a viajar en autobuses o trenes, a entrar en las grandes tiendas o centros comerciales. Cuando los síntomas son severos, el paciente puede llegar a resultarle insoportable dar un solo paso fuera de su casa.

Quienes la padecen tienen un riesgo de un 80% de sufrir también el trastorno de pánico. Igual que con fobia social, evitan los lugares públicos concurridos.

Para una persona con agorafobia o con fobia social, encontrarse en medio de una gran multitud sería angustioso en extremo.

Los siguientes síntomas son comunes a la mayoría de las fobias:

» Cuando se expone a la fuente del miedo hay una sensación de ansiedad incontrolable.

» La sensación de que a toda costa, la fuente de ese miedo debe ser evitado.

» La ansiedad es tan abrumadora cuando confrontan la fuente del miedo, que la persona es incapaz de funcionar correctamente.

» Es normal que los pacientes reconozcan que sus miedos son irracionales, irrazonables y exagerados, sin embargo, a pesar de ello, se muestran incapaces de controlar sus sentimientos.

El pánico y la ansiedad intensa pueden incluir:

- Sudoración

Respiración anormal (jadeo, tratar de recuperar el aliento)

- Latido del corazón acelerado

- Temblor

- Sofocos o escalofríos

- Sensación de ahogo

- Dolores u opresión en el pecho

- Mariposas en el estómago

- Alfileres y agujas

- Sequedad de boca

- Confusión y desorientación

- Náuseas

- Mareo

- Dolor de cabeza

Tener una sensación de ansiedad cuando la fuente del miedo no está ahí, sino que simplemente pensaba en ello.

Los niños pueden llorar, ponerse muy pegajosos, tratar de ocultarse detrás de las piernas de los padres u ocultar un objeto, o tener rabietas.


En Psicotorres diseñamos el plan de intervención de manera personalizada intentando ahondar en el origen de la fobia, ya que sabemos que la fobia sólo es la punta del iceberg que enmascara otras preocupaciones mayores en las que habrá que profundizar, para así, no sólo eliminar la fobia, sino asegurarnos de que no vuelva a aparecer ni en su forma originaria ni en otras formas.

tratamiento-fobias


Top