Daily Archive mayo 10, 2018

PorDra. Carolina Torres

Estrés postraumático tras una agresión sexual

El tema de la agresión sexual lo tenemos muy actual por varios casos que han sucedido en nuestro país recientemente.

Cuando sufres una agresión sexual toda tu vida cambia, y la de los que están a tu alrededor también. Lo peor de todo es no saber afrontarla, llegando en ocasiones a culpabilizar a la víctima aunque sea de manera no consciente.

Esta culpabilización junto con las secuelas físicas y psicológicas de la propia agresión sexual hará que la víctima sufra por partida doble. Un tratamiento psicológico adecuado es una variable muy importante en la recuperación. Y si el tratamiento incluye a los familiares de la víctima, ayudaría mucho en el proceso.

abuso

Consecuencias personales de una agresión sexual

Cuando sufres una agresión sexual, todo cambia. Te han robado tu parte más privada, tu sexualidad, esa parte de tu ser que compartes con quien quieres.

Al principio hay una fase de shock tan grande que puede llegar a la propia despersonalización de la víctima. La realidad duele tanto, que para protegerse, la víctima llega a hablar de su propio cuerpo en tercera persona.

También es posible que no recuerde nada de lo ocurrido nada más producirse la agresión, que esté desorientada y muy asustada. Cuando los recuerdos vuelven, se empieza a tomar conciencia de lo sucedido, a sentir en el dolor físico y a pensar en el propio bienestar.

Con las preguntas de la policía y el equipo médico, la víctima vuelve a revivir todo lo ocurrido al máximo detalle para que las autoridades den con el agresor, por lo que la víctima vuelve a vivir ese horror sin estar preparada para ello. Estas víctimas se enfrentan a lo que se conoce como trastornos de estrés postraumático:

agresión-no-es-no

  • La víctima revive intensamente la agresión sufrida mediante imágenes o recuerdos involuntarios. También pueden sufrir pesadillas.
  • Aumenta la activación de un estado de alerta o ansiedad continuo como respuesta a la agresión sexual.
  • Tiende a evitar las situaciones o lugares asociadas a la agresión, incluso rechazando hablar de lo ocurrido.
  • Aparecen alteraciones como irritabilidad, falta de concentración y problemas para dormir.

Por ello, la ayuda de un profesional de la Psicología para superar una agresión sexual es fundamental, ya que si el estrés postraumático no es tratado correctamente desde un principio, se convierte en un problema crónico que se agudiza y que tendrá graves consecuencias para la víctima.

Si necesitas ayuda psicológica tras una agresión sexual, ven a nuestro centro de Piscología en Salamanca y nosotros te ayudaremos. Nuestra dirección es C/María Auxiliadora, 74, 2ºB, Salamanca. Puede ponerse en contacto a través de nuestro teléfono 653 23 43 36, o a través de nuestro email carolina@psicotorres.es .