Archivo de categoría Psicología de la vida cotidiana

PorAlba Sanchez

Discapacidad intelectual

A las personas que tienen una discapacidad intelectual o del desarrollo se les ha ido llamando de distintas formas a lo largo de la historia. Se van buscando los nombres menos peyorativos y estigmatizadores. Sin embargo, los cambios de nombres quedan intactos los prejuicios, ya que la discapacidad también está en la mirada del otro. Por ese motivo, en los últimos años, se está dando tanta visibilidad y películas como Campeones están haciendo una fantástica labor.

¿En qué consiste la discapacidad intelectual?

Hay que entender a las personas con sus capacidades y limitaciones concibiendo la discapacidad como la interacción entre estas y el entorno social que nos rodea. La discapacidad genera unas limitaciones en el funcionamiento humano, por lo que hay que poner énfasis en los apoyos que la persona necesita para mejorar su funcionamiento. Precisamente, en eso consiste una de las labores fundamentales del Psicólogo: averiguar que apoyos necesita la persona para mejorar su funcionamiento y como consecuencia, su calidad de vida. En PsicoTorres, contamos con instrumentos como el SIS (Escala de intensidad de apoyos) para su medición.

Criterios diagnósticos según el DSM-5.

La discapacidad intelectual es una discapacidad que se manifiesta durante el periodo de desarrollo e incluye tanto déficit en el funcionamiento intelectual como en el funcionamiento adaptativo en los dominios conceptual, social y práctico. Deben cumplirse los tres criterios:

  1. Déficit en el funcionamiento intelectual, como razonamiento, resolución de problemas, planificación, pensamiento abstracto, juicios, aprendizaje académico, y aprendizaje a partir de las experiencias, han de ser confirmados tanto por la evaluación clínica como por la aplicación individualizada de un test de inteligencia.
  2. Déficit en el funcionamiento adaptativo que implica dificultades en el cumplimiento de los estándares socioculturales y del desarrollo necesarios para tener independencia personal y responsabilidad social. Sin apoyo constante, los déficit adaptativos limitan el funcionamiento en una o más actividades de la vida diaria, como la comunicación, la participación social y la vida independiente, a lo largo de múltiples entornos tales como el hogar, el colegio, el trabajo y la comunidad.
  3. El déficit en el funcionamiento intelectual y adaptativo aparece durante el periodo del desarrollo.

En PsicoTorres podemos hacer la evaluación clínica y la medición a través de un test de inteligencia, como indica el criterio A del manual diagnóstico por el que se rige nuestra profesión. Respecto al criterio B, podemos planificar un plan de apoyos a medida de la persona que acuda a consulta y aportar apoyo psicológico tanto a el individuo como a sus familiares. En cuanto al criterio C, lo explicamos con más detenimiento a continuación.

La discapacidad intelectual a lo largo del desarrollo.

Para detectar que una persona tiene una discapacidad intelectual hay que observar su evolución a lo largo del desarrollo. Hay que prestar especial atención en su infancia a diferentes niveles de desarrollo.

  • Desarrollo cognitivo: pasan por los mismos estadios evolutivos y mismo orden pero de forma más lenta. Aunque puedan mostrar habilidades similares su razonamiento podría mostrar signos de niveles inferiores.
  • Desarrollo social y emocional: tienen problemas en la comunicación. Si la alteración es severa eso influye en la adaptación social.
  • Desarrollo motriz: en la infancia no suele mostrar diferencias pero en la vida adulta el envejecimiento es más prematuro.

Apoyos

Síndromes etiológicos que pueden dar lugar a un diagnóstico de discapacidad intelectual.

Síndrome de down.

El síndrome de down es la principal causa de discapacidad y la alteración genética humana más común que surge de forma espontánea. En lugar de tener 46 cromosomas divididos en 23 pares, las personas con síndrome de down tienen 47 cromosomas, en el par 21 existen 3 cromosomas. Por ese motivo, también es conocido como trisomía 21. Las personas con este síndrome tienen características comunes pero cada individuo es singular con una apariencia, personalidad y habilidades únicas. Existen tres tipos dentro de este síndrome:

  1. Trisomía 21 simple o pura: todas las células tienen un cromosoma 21, es la variable que más le ocurre a las personas.
  2. Translocación cromosómica: un fragmento extra de cromosoma 21 se adhiere a otro cromosoma, le ocurre al 4% de las personas con síndrome de down.
  3. Mosaicismo: solo algunas células tienen un cromosoma 21 extra y otras no, le sucede al 1% .

Se puede pensar que un psicólogo no puede ayudar a las personas con síndrome de down debido a que algunos muestran dificultades de expresión. Sin embargo, en función de las necesidades individuales y la etapa evolutiva se puede realizar un tratamiento psicológico.

Síndrome de X frágil.

El Síndrome de X frágil es una discapacidad intelectual causada por un gen específico. Es hereditario y una prueba genética lo detecta. Ese gen causa una proteína necesaria para el desarrollo cerebral, cuanto más severos sean los cambios de ese gen, mayores serán los síntomas de este síndrome. La persona con este síndrome muestra un déficit a nivel social y emocional. También está afectado su lenguaje e inteligencia. El tratamiento psicológico puede ir enfocado a mejorar su calidad de vida abordando dichas dificultades.

Síndrome de Williams.

El 75% de las personas con el síndrome de Williams suelen tener discapacidad intelectual en algún grado. Es causado cuando falta alguna copia de varios genes. Los síntomas más comunes a nivel psicológico con los que podríamos ayudar son: retraso del lenguaje y en el desarrollo, TDAH, trastorno de aprendizaje y discapacidad intelectual de leve a moderada.

Síndrome de Angelman.

El síndrome de Angelman es un trastorno genético que causa problemas con la forma en la que se desarrolla el cerebro y cuerpo. Suele ser diagnosticado entre los 6-12 meses de edad, siendo la primera vez donde se hacen visibles los problemas en el desarrollo. Realizar terapia psicológica puede ayudar a manejar la hiperactividad, los problemas de sueño y los problemas del desarrollo.

Síndrome de Prader-Willi.

El síndrome de Prader-Willi es un trastorno genético poco frecuente que provoca problemas físicos, mentales y conductuales. Un dato muy relevante para su detección es que la persona tenga una sensación constante de hambre que suele comenzar a partir de los 2 años. Puede ser diagnosticado a través de un análisis de sangre. El análisis identificaría las anomalías en los cromosomas.

El psicólogo puede ayudar con las habilidades sociales e interpersonales adecuadas para la edad. También con el control del comportamiento o trastornos asociados a este síndrome como suelen ser los trastornos del estado de ánimo o trastornos obsesivos compulsivos.

Síndrome de 5P

El síndrome de 5P también es conocido con el nombre de «Maullido de gato». Esto es así, debido a que cuando son bebés su llanto parece como el maullido de un gato. El motivo es que el bebé tiene un estrechamiento en la laringe y se va corrigiendo con el crecimiento.

Las características físicas y psicológicas que presentan son: discapacidad intelectual, retraso en el crecimiento, dificultades para comunicarse, microcefalia (cabeza pequeña) y el llanto agudo. En cuanto a la discapacidad intelectual existen grandes variaciones en cada caso y resulta ser de suma importancia la estimulación precoz.

Síndrome de deleción 22q11.

Este síndrome es una anomalía cromosómica que causa un cuadro clínico con malformaciones congénitas cuyos rasgos característicos incluyen defectos cardíacos, anomalías del paladar, dismorfismo facial, retraso en el desarrollo e inmunodeficiencia. Como psicólogos podemos resultar de utilidad con lo que respecta al retraso del desarrollo y a mejorar la calidad de vida de estas personas y sus familiares.

calidad de vida

Para concluir, queremos dejar un mensaje claro y es que la discapacidad intelectual no es fija, ni dicotómica, sino fluida, continua y cambiante de acuerdo con las limitaciones funcionales de la persona, sus capacidades y los apoyos disponibles de su entorno. Realizando una intervención enfocada en aumentar los apoyos y los servicios para estas personas, enfocada también en la inclusión comunitaria y el bienestar personal, sus limitaciones podrán disminuir.

Cuenta con el equipo de PsicoTorres para cuidar de tu calidad de vida. Estamos en Calle María Auxiliadora, nº 74, 2ºB y Calle María Auxiliadora, nº 55, entreplanta 1. Pide información y tu cita en el 653234336.

PorAlba Sanchez

Enfermedad de Alzheimer

En PsicoTorres contamos con un equipo multidisciplinar (Neuropsicólogos, Psicólogos clínicos y Psicoterapeutas) para tratar a pacientes con enfermedad de Alzheimer  y a sus cuidadores.

La enfermedad de Alzheimer es una patología neurológica, progresiva e irreversible cuya característica más común es la pérdida de memoria. Las personas que la padecen tienen una reducción progresiva de la capacidad de pensar, recordar, aprender y razonar. Esto ocasiona una gran dificultad para cuidarse así mismo. En última instancia, tienen una dependencia total de sus cuidadores.

A nivel psicológico, la carga de los cuidadores es tan grande que se ha llegado a hablar del «Síndrome del cuidador». Un cuidador también necesita un apoyo psicológico, ya que para cuidar bien, hay que cuidarse. No podemos olvidarnos de nosotros mismos porque al final nuestra energía se va agotar y no podremos ser la ayuda que deseamos.

¿Cómo evoluciona la enfermedad de Alzheimer?

El continuo normal de la enfermedad de Alzheimer es:

  1. Envejecimiento normal (sensación de deterioro).
  2. Deterioro cognitivo subjetivo con pérdida de memoria subjetiva.
  3. Deterioro cognitivo leve con pérdida de memoria objetiva.
  4. Enfermedad de Alzheimer prodrómica: es una fase sintomática donde existe una predemencia. Aparecen los síntomas pero no tan graves como para cumplir los criterios de una demencia.
  5. Demencia de tipo Alzheimer.

Demencia

Aunque no hay dos enfermos iguales, la evolución típica se divide en sucesivas fases. Habitualmente se emplean dos sistemas para graduar su evolución:

  1. Clasificación según si es leve, moderado o grave. 

  2. Clasificación según la Escala de Deterioro Global (GDS).

    Esta escala contempla la evolución de la cognición y la función cotidiana donde se recogen 7 etapas. Esta clasificación puede resultar de gran utilidad al lector, ayuda a comprender que le está ocurriendo a nuestro ser querido. Asimismo, puede ayudar a dar el paso de ponerse en contacto con expertos.

GDS 1. Ausencia de alteración cognitiva.

Se corresponde con el individuo normal. No existen quejas demandadas por los pacientes o familiares ni existen trastornos evidentes de la memoria al realizar la entrevista clínica.

GDS 2. Déficit cognitivo muy leve.

Hay quejas por parte de los pacientes o familiares. Empiezan a existir olvidos de los nombres que previamente conocían u olvidos de dónde han colocado algún objeto. Sin embargo, no existe evidencia objetiva de que la memoria esté afectada y tampoco hay quejas en otros entornos como el trabajo o situaciones sociales.

GDS 3. Déficit cognitivo leve.

A partir de este grado de enfermedad el paciente no tiene conciencia de sus déficit. Alguna de las áreas que suelen estar afectadas son las siguientes:

    • El paciente se ha perdido en un lugar no familiar.
    • Los compañeros detectan un bajo rendimiento laboral.
    • Las personas más cercanas detectan ciertos problemas para evocar palabras o nombres.
    • Al leer un párrafo retiene muy poco de su contenido.
    • Vago recuerdo de las personas nuevas que ha conocido.
    • Coloca de forma errónea o pierde objetos de valor.
    • En la evaluación clínica se observa dificultad para concentrarse.
GDS 4.  Déficit cognitivo moderado.

En este grado de enfermedad es cuando se empieza hablar de demencia. Su estadio es leve. La orientación, el reconocimiento de personas o caras familiares y la capacidad de desplazarse a lugares familiares son áreas que no están afectadas. Sin embargo, muestra incapacidad de realizar tareas complejas y abandona las situaciones exigentes. En la entrevista clínica se observan déficit evidentes en las siguientes áreas:

    • Existe un bajo conocimiento sobre los acontecimientos actuales y recientes.
    • Dificultad para recordar ciertos sucesos de su historia personal.
    • Problemas con las finanzas, viajes, etc.
GDS 5. Déficit cognitivo moderado- grave.

El paciente tiene una demencia con estadio moderado. La ayuda de expertos debe ser inmediata. En esta fase el paciente no recuerda datos relevantes de su vida actual como su dirección, número de teléfono, nombres de familiares próximos, etc. Está desorientado en el tiempo, no recordando qué fecha es, ni qué día de la semana, ni en qué estación estamos, etc. Sin embargo, recuerda su nombre y el de su pareja e hijos. Se asea con independencia, aunque puede tener dificultad en la elección de la ropa adecuada.

GDS 6. Déficit cognitivo grave.

Su demencia se corresponde a un estadio moderadamente grave. En esta fase es común que olvide el nombre de su cuidador principal, aunque el suyo lo recuerda. También desconoce los acontecimientos y experiencias recientes de su vida. El conocimiento de su vida pasada lo mantiene pero de forma caótica. Asimismo, sabe distinguir entre familiares y no familiares. Desconoce su entorno, el año en el que estamos, la estación, etc. Necesita ayuda para realizar actividades cotidianas y existen cambios emocionales y de personalidad como:

    • Conducta delirante: es común que hable con personas inexistentes, que hable con su figura en el espejo sin reconocerse o que por momentos piense que su pareja es una impostora.
    • Tiene síntomas obsesivos como querer limpiar la casa constantemente.
    • Muestra síntomas de ansiedad como agitación o agresividad que antes nunca había existido.
    • Siente un desinterés generalizado.
GDS, 7. Défcit cognitivo muy grave.

La demencia está en estadio grave. Ha perdido de forma progresiva las capacidades verbales y psicomotoras. El cerebro es incapaz de decirle al cuerpo lo que debe de hacer.  Hay incontinencia y requiere asistencia tanto para el aseo como la alimentación.

Pérdida de memoria

Diferentes manifestaciones de la enfermedad de Alzheimer.

  • La cognición está afectada y se manifiesta a través de alteraciones en: memoria, atención, orientación, gnosias (reconocimiento), praxias visoconstructivas (planificar y realizar movimientos necesarios para crear un dibujo final), habilidades visoespaciales (representar, analizar y manipular objetos mentalmente), cálculo, abstracción, resolución de problemas y capacidad ejecutiva (cambiar de estrategia cuando la que utilizamos no es válida).
  • La conducta se ve alterada de las siguientes formas: ansiedad, depresión, apatía, irritabilidad, agresividad, alteración del sueño, etc.
  • Alteraciones funcionales: comienzan perdiendo las actividades avanzadas de la vida diaria y posteriormente pierden las básicas.

¿Cómo podemos ayudar?

La Neuropsicología es la especialidad de la psicología que estudia la relación entre el cerebro y la conducta. Por tanto, la evaluación Neuropsicológica es un método diagnóstico que estudia el funcionamiento cerebral. Permite comprender cómo funcionan las diferentes áreas y sistemas del cerebro a través de la medición de las capacidades cognitivas. En esta evaluación integramos datos cuantitativos (resultados y puntuaciones de diferentes pruebas) y datos cualitativos (a través de la observación de la conducta).

Con esta evaluación obtenemos:

  • La detección temprana de la enfermedad, lo cual nos lleva a un mejor tratamiento.
  • Un diagnóstico diferencial, ya que existen distintos tipos de demencias que requieren tratamientos diferentes.
  • Valoramos la severidad.
  • Planificamos un tratamiento específico.
  • Valoramos la evolución de la enfermedad tras evaluaciones periódicas.

Además de evaluar y realizar un tratamiento para mejorar la calidad de vida de las personas con demencia tipo Alzheimer, en PsicoTorres aportamos apoyo psicológico a los familiares. Puedes pedir información en nuestro número de teléfono 653234336. Estamos en Calle María Auxiliadora, nº 74, 2ºB y Calle María Auxiliadora, nº 55, Entreplanta 1.

PorAlba Sanchez

Ictus

Un Ictus es una enfermedad cerebrovascular que afecta a los vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro. El término de Ictus sustituye a otros conceptos como trombosis, embolia, derrame, apoplejía, etc. Desde la Sociedad Española de Neurología (SEN) recomiendan este primero como único término para referirse a cualquier tipo de patología cerebrovascular aguda.

Esta patología representa la segunda causa de muerte (la primera en la mujer) en España. También se considera una de las principales causas de discapacidad permanente en el adulto y la segunda causa de demencia tras la enfermedad de Alzheimer. Respondiendo a esta demanda de la sociedad, en PsicoTorres realizamos un tratamiento especializado para las personas que hayan sufrido un Ictus.

La principal causa de los Ictus es la tensión arterial elevada, siguiéndole el sedentarismo. También existen otros factores como las comidas grasas, el consumo excesivo de alcohol o drogas, la diabetes o el estrés entre otros.

Clasificación del Ictus según su origen:

  1. Ictus Isquémico: es una disminución importante del flujo sanguíneo en el cerebro de manera brusca por una obstrucción de una arteria cerebral. Este, a su vez, puede ser de orígenes distintos:
    1. De origen vascular: por ejemplo, la estenosis de las arterias que es un estrechamiento de las arterias. La causa más frecuente es la tensión arterial grave y mantenida. También es muy importante controlar la fibrilación auricular cardíaca ya que puede producir trombos que lleguen al cerebro provocando el Ictus.
    2. De origen intravascular: puede ser:
      1.  Trombótico o aterotrombótico: en este caso, se forma un coágulo o trombo en una de las arterias cerebrales provocando la Isquemia. Esto se ve favorecido por las placas de aterosclerosis en las arterias (por ejemplo, son las placas que se producen por colesterol elevado).
      2. Embólico: el coágulo se forma en una vena de otra parte del cuerpo. Esta se  desprende y viaja hacia el cerebro, donde produce la obstrucción dando lugar al Ictus.
    3. De origen extravascular: la estenosis o estrechamiento se produce por compresión sobre la pared vascular. Puede ser por abscesos, quistes y tumores entre otros.
  2. Ictus Hemorrágico: es una hemorragia producida por la rotura de un vaso sanguíneo. Las causas más frecuentes son la hipertensión arterial y los aneurismas cerebrales (dilatación de un vaso sanguíneo). Puede clasificarse en:
    1. Intraparenquimatosos: la hemorragia ocurre dentro del parénquima. El parénquima es un tejido que  recubre el cerebro.
    2. Hemorragia Subaracnoidea: ocurre en las meninges del cerebro, exactamente en el espacio subaracnoideo que está entre la aracnoide y la piamadre.

Cerebro

Los síntomas del Ictus más comunes

  • Pérdida repentina de la fuerza en la cara o extremidades en un lado del cuerpo.
  • Alteración repentina en la sensibilidad (hormigueo).
  • Pérdida súbita de la visión de uno u ambos ojos.
  • Dificultad para hablar, expresarse o comprender el lenguaje.
  • Cefalea súbita sin causa aparente.
  • Sensación de inestabilidad.

Ante cualquiera de estos síntomas hay que acudir de forma urgente al hospital, ya que el retraso en el diagnóstico y tratamiento puede hacer que los daños sean irreversible.

Tratamiento Neuropsicológico

Cuando el paciente llega a consulta lo primero que realizamos es una evaluación de cuales son sus funciones afectadas. Una vez evaluadas, diseñamos un plan de tratamiento individualizado para la persona teniendo en cuenta sus necesidades.

Las áreas que se suelen tratar son: 

  • Atención.
    • Heminegligencia: incapacidad para atender, responder u orientarse a estímulos situados al lado contrario de donde tenga lugar su lesión. En este caso, no existen déficit sensoriales o motores, es decir, los sentidos y sus acciones no están afectadas.
    • Déficit visoespacial: incapacidad para saber o situar donde están los objetos en el espacio.
  • Memoria.
  • Lenguaje.
  • Funciones ejecutivas (explicadas en el Post de Neuropsicología).
  • Trastornos conductuales.
  • Deterioro cognitivo.
  • Delirios y trastornos de identidad.
  • Trastornos emocionales (depresión, ansiedad, etc.)
  • Apraxias: incapacidad de llevar a cabo tareas o movimientos por voluntad propia.

Tratamiento

Estas son algunas de las áreas más comunes que se suelen afectar, aunque pueden existir gran variedad de ellas, con las cuales también trabajamos. Si crees que podemos ayudarte no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Te atendemos en el 653234336. Estamos en C/ María Auxiliadora, nº 74, 2ºB y C/ María Auxiliadora, nº 55, entreplanta 1.

PorAlba Sanchez

Técnicas de exposición.

Las técnicas de exposición son otras de las herramientas utilizadas para combatir la ansiedad. El procedimiento es similar al de la Desensibilización Sistemática (DS). Sin embargo, tiene diferencias a tener en cuenta que señalamos a continuación.

Diferencias entre las técnicas de exposición y la Desensibilización Sistemática:

  1. El mecanismo explicativo de la reducción del miedo o Ansiedad es diferente: en la exposición NO hay conductas de escape o respuestas incompatibles. No hacemos un contracondicionamiento, como si hacíamos en la DS; por ejemplo, al entrenar previamente en relajación. Lo que queremos conseguir con la exposición es:
    • Una habituación al estímulo fóbico a nivel psicofisiológico. Esto significa que queremos acostumbrar a la persona a la situación u objeto que teme sin que su cuerpo se active. Es decir, sin sentir lo síntomas de la ansiedad como pueden ser; los temblores, palpitaciones, sensación de ahogo, sudoración, etc.
    • Una extinción de la respuesta a nivel motor. Es decir, queremos eliminar las conductas desadaptativas que mantienen el problema. En muchas ocasiones, lo que hacemos para evitar lo que tememos es lo que mantiene ese miedo. Por ejemplo, si tengo miedo a conducir y cada vez evito más conducir, mi miedo se irá haciendo más inabordable. En este caso, lo que se extingue o elimina es la evitación.
    • Un cambio de expectativas a nivel cognitivo. El hecho de exponerse a las situaciones temidas de forma gradual permite tener un cambio en los pensamientos. Lo que solemos encontrar en consulta tras realizar el ejercicio de forma adecuada es un pensamiento del tipo «realmente no era tan malo como imaginaba».
  2. Con ambas técnicas se realiza una jerarquía pero en la DS se comienza con bajos niveles de ansiedad y en la Exposición con niveles intermedios. En la exposición buscamos que la persona sienta ansiedad y como decíamos antes, no se le permite escapar de ella. Para ello vamos realizando preguntas del tipo qué piensas, qué sientes, etc.
  3. La DS, en ocasiones suele utilizarse como un entrenamiento previo a la exposición. El terapeuta debe evaluar en que casos utilizar una u otra en función de la gravedad de la sintomatología.

Modalidades de las técnicas de exposición:

  1. En vivo es la más eficaz y más rápida aunque no siempre es viable realizarla. Se llevaría a cabo en la propia consulta con el terapeuta.
  2. En imaginación: consiste en redactar un relato y exponer a la persona a ese relato.
  3. Autoexposición: la persona la realiza en su entorno. En este caso, es fundamental que el terapeuta entrene a una persona de su entorno para ayudarle. Se combina con la exposición en vivo y es lo que permite el mantenimiento y la generalización de los resultados.
  4. Exposición en grupo: esta modalidad tiene resultados similares a la exposición individual en vivo. Cada persona tiene su propia jerarquía a la que se va exponiendo de forma individual pero las tareas se planean y evalúan de forma grupal. Es común realizarla en la fobia social o con personas con trastornos de la conducta alimentaria.

Predictores del éxito en el tratamiento:

  1. Antes de utilizar la exposición:
    • No estar bajo efectos del alcohol o ansiolíticos.
    • No tener depresión o ansiedad generalizada.
  2. Durante el tratamiento:
    • Cumplir las tareas que se fijen en las sesiones de forma consensuada.
    • Compromiso con la terapia.
  3. Después del tratamiento:
    • Realizar una práctica regular para mantener los resultados obtenidos con la terapia.

¿Cuándo es útil aplicar las técnicas de exposición?

  • Trastornos fóbicos.
  • Fobia Social.
  • Trastornos obsesivos compulsivos (TOC) con y sin rituales.
  • Pánico y agorafobia.
  • Trastornos de alimentación.

En PsicoTorres estamos formadas en estas técnicas, si crees que podemos ayudarte no dudes en consultarnos. Estamos en calle María Auxiliadora, Nº74, 2ºB y María Auxiliadora Nº 55, Entreplanta 1. Llámanos al 653234336.

PorAlba Sanchez

Desensibilización Sistemática (DS).

Siguiendo en la misma linea del artículo, Relajación Progresiva de Jacobson, en esta ocasión vamos a hablar de otras de las técnicas para combatir la Ansiedad: la desensibilización sistemática (DS). Precisamente estas técnicas se suelen utilizar de forma combinada, sin embargo no es indispensable.

¿En qué consiste la desensibilización sistemática?

La DS es una técnica que tiene como objetivo reducir la ansiedad. Este objetivo se consigue entrenando a la persona en una respuesta incompatible . De esta manera, podrá exponerse de manera paulatina a situaciones que tema sin sentirse tan activo.

En términos psicológicos lo que queremos generar es un CONTRACONDICIONAMIENTO. Para realizarlo, como decíamos, utilizamos estrategias incompatibles con la Ansiedad.  Estas pueden ser:

  • La distracción del pensamiento (técnica explicada en CÓMO MANEJAR LA ANSIEDAD).
  • Imágenes mentales agradables
  • Relajación.

Proceso a seguir:

  1. Entrenamiento de la respuesta incompatible: recomendable el uso de la relajación ya que ha demostrado mayor eficacia. Se pueden probar distintas técnicas de relajación hasta conseguir con la que la persona se siente más cómoda. El terapeuta las enseña en sesión y el entrenamiento exhaustivo se realiza en casa.
  2. Elaboración de una jerarquía: se van ordenando de menor a mayor una serie de situaciones que nos produzcan ansiedad. Es fundamental que sean situaciones concretas a las que la persona se pueda exponer posteriormente. Un terapeuta experimentado en esta técnica puede ayudar a su elaboración pero es fundamental que la jerarquía sea individualizada. Debe construirse sin estar en estado de relajación.
  3. La persona se va exponiendo a su jerarquía de forma paulatina bajo los efectos de la relajación. Esta exposición a las situaciones temidas es de suma importancia que sea guiada por un terapeuta experimentado, si no se realiza de manera adecuada puede producir efectos contraproducentes para la persona.

Variaciones de la Desensibilización Sistemática:

  1. En vivo: se realiza exposición directa a las situaciones de la jerarquía acompañado de la respuesta incompatible que se haya entrenado.
  2. En imaginación: el terapeuta debe evaluar la habilidad de la persona para imaginar las escenas a las que se va a exponer. Si tiene dificultad habría que realizar un entrenamiento en imaginación. Se le expone en imaginación conjunto a la respuesta incompatible entrenada.
  3. En imaginación emotiva: esta modalidad es la más adecuada a utilizar con niños. Consiste en imaginar escenas que provoquen sentimientos positivos como respuesta incompatible. Por ejemplo, se le diría «imagina que eres superman».
  4. Movimientos oculares: como respuesta incompatible se suben y bajan los ojos. De esta manera se impide que se active el mecanismo del miedo. Esta modalidad es especialmente eficaz para el tratamiento del estrés post-traumático.

¿Cuándo utilizar?

Podemos utilizar esta técnica cuando la persona sabe que el miedo que siente ante las situaciones u objetos temidos es exagerado. En caso de que el miedo este fundamentado en ideas firmes de la persona, no sería el momento adecuado para utilizar esta herramienta.

Es recomendable para las personas que tengan  SÍNDROMES CLÍNICOS DE LA ANSIEDAD como la Agorafobia, el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), u otro tipo de fobias concretas. También se encuentran muy buenos resultados con las disfunciones sexuales y las adicciones. En los Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) y en los Trastornos de pánico, no tendríamos buenos resultados utilizándola como herramienta principal.

En PsicoTorres estamos especializadas en esta herramienta. Si crees que podría ser útil para ti, pide tu cita en el 653234336.

PorAlba Sanchez

Relajación Progresiva de Jacobson

En la Saga de la Ansiedad que realizamos explicamos ¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?SÍNDROMES CLÍNICOS DE LA ANSIEDAD y CÓMO MANEJAR LA ANSIEDAD. En esta ocasión vamos a centrarnos en la Relajación Progresiva de Jacobson.

Relajación progresiva de Jacobson.

Es una técnica que nos puede ayudar a disminuir los niveles de ansiedad, siendo esta una alarma que activa nuestro cuerpo. Esta alarma lo que nos permite es escapar de los peligros o buscar alternativas ante ellos. Hasta aquí todo parece maravilloso, pero el problema aparece cuando el peligro (real o no) se mantiene en el tiempo. Por lo tanto, el mantenimiento de esa activación es lo que produce el daño en nuestro organismo. Esa activación mantenida puede provocar sensaciones de: tensión muscular, deterioro de las actuaciones y trastornos fisiológicos relacionados con el estrés. Por otro lado, ¿Qué puede provocar que nuestro organismo se active? Tanto pensamientos, como actuaciones, como situaciones. Todo este procedimiento que acabamos de explicar lo podemos observar visualmente en el siguiente esquema.

Esquema sobre Ansiedad

 

¿Qué cambios fisiológicos podemos conseguir con la relajación?

Uno de los problemas más graves que conlleva el estrés mantenido es que deteriora el sistema inmunológico. Por lo que realizar esta técnica de relajación puede ayudar de la siguiente manera:

  • Disminución de la tensión muscular.
  • Disminución de la frecuencia e intensidad del ritmo cardíaco.
  • Aumento de la oxigenación.
  • Disminución de la frecuencia de la respiración, aumento de la intensidad y regularidad del ritmo inspiratorio y expiratorio.
  • Reducción de la actividad simpática general.
  • Disminución de secreción de las hormonas adrenalina y noradrenalina.

Procedimiento a seguir.

Un terapeuta experimentado en esta técnica enseñaría a la persona a relajarse por medio de ejercicios de tensión-distensión de diferentes grupos musculares. El primer paso es discriminar esas sensaciones de tensión. Por lo que el terapeuta da instrucciones para tensar uno a uno los distintos músculos. Posteriormente, da instrucciones para disminuir la tensión.

El objetivo de esta técnica es identificar las señales fisiológicas de los músculos en tensión y la reducción de la misma. El terapeuta va ayudando a comprender como el cuerpo muestra el estrés. Poder identificarlo ayuda a anticiparse y saber parar antes de entrar en un bucle del que es muy complicado salir.

Consideraciones iniciales a tener en cuenta antes de comenzar el ejercicio:

  • El Aprendizaje es progresivo. Eso significa que requiere de práctica para que sea eficaz. Tiene que haber disciplina y compromiso con el entrenamiento.
  • Para conseguir relajarse hay que dejarse llevar por las sensaciones. Es importante saber que no hay riesgo de perder el control en ningún momento.
  • Debe haber una concentración en las instrucciones del terapeuta y en las sensaciones.
  • Cuando se vaya a realizar la relajación es recomendable llevar ropa cómoda, tener los ojos cerrados y no llevar lentes de contacto.
  • El Ambiente donde se realice la relajación debe ser tranquilo, confortable y con una iluminación tenue.
  • La posición más recomendable para hacer la relajación es tumbado o en su defecto sentado en un sillón envolvente.

Psicólogo enseñando al paciente la relajación

En PsicoTorres estamos formadas en estas técnicas, si crees que podemos ayudarte no dudes en consultarnos. Estamos en calle María Auxiliadora, Nº74, 2ºB y María Auxiliadora Nº 55, Entreplanta 1. Llámanos al 653234336.

PorAlba Sanchez

Diferentes crisis del ciclo vital

Todos y todas alguna vez hemos oído hablar de las crisis del ciclo vital. Las bromas sobre la famosa crisis de los 40 no pasan desapercibidas… y cierto es que la Psicología también se ha interesado por este tema.

Diferentes psicólogos han postulado teorías acerca de las crisis del ciclo vital. Una de las más conocidas es la de Erikson. Este es un teórico de la personalidad que fundó la «Psicología del yo». Plantea que durante el ciclo vital nos desarrollamos en 8 fases que responden a la necesidad de adaptación del yo. Estas fases son acumulativas. Vamos a conocerlas.

Primera crisis (o-18 meses)–> Confianza VS Desconfianza.

En esta etapa el bebé vive en una dependencia absoluta. Esto quiere decir que depende de otros para satisfacer sus necesidades básicas. Si sus necesidades están cubiertas de forma satisfactoria, el bebé generará una confianza. Por el contrario, si no se satisfacen sus necesidades, el bebé sentirá una desconfianza y visualizará el mundo como un lugar hostil. La satisfacción de sus necesidades es la base de futuras relaciones. Evidentemente, estamos hablando del Apego, el vínculo que une a las personas.

Una forma de satisfacer las necesidades del bebé es respondiendo a las demandas del llanto. Mucho cuidado con seguir o sugerir consejos del tipo «déjale que llore para que aprenda a dormir solo» o «no le cojas, que le acostumbras a brazos». Estos consejos pueden llevar a crear una desconfianza en el bebé.

Segunda crisis (18 meses-3 años)–> Autonomía VS Vergüenza/ Duda.

Como decíamos, las etapas son acumulativas por lo que esta fase depende de la anterior. Un niño al que le han satisfecho sus necesidades y tiene un sentimiento de confianza, podrá ser más autónomo para poder explorar el mundo exterior. No tiene miedo para hacerlo porque el mensaje que se le ha transmitido es que el mundo no es un lugar hostil.

Sin embargo, en el otro extremo estaría un niño dubitativo y vergonzoso. Estos niños no exploran el mundo por la incertidumbre que le genera el no saber quién le podría proteger cuando algo vaya mal.

Tercera crisis (3- 5 años)–> Iniciativa VS Culpa.

Este es el momento en el que el niño quiere hacer cada vez más cosas. Un niño con iniciativa destaca por el dominio, la competencia, los propósitos, las intenciones, la realización de las actividades, etc. Es un individuo que está explorando el ambiente y aprendiendo. Para conseguir todo esto, necesita la aprobación social. Si no la tiene aparece la culpa, disminuyendo la iniciativa y la seguridad en sí mismo. Si falla la aprobación social se convierten en niños tímidos, inseguros y miedosos.

Cuarta crisis (6- 12 años)–> Laboriosidad-inferioridad.

La laboriosidad significa que los niños tratan de aprender las labores de su cultura con éxito. El objetivo de esta etapa es sentirse útil y competente. Un fracaso en esta crisis vital está asociado al sentimiento de inferioridad.

Los niños van evolucionando a un nivel realista de dependencia, es decir, dependen de los demás en las áreas que sea necesaria dicha dependencia. También empiezan a aparecer los iguales. Los iguales son aquellas personas con las que el niño se identifica pero también con las que se compara.

Quinta crisis (La Adolescencia 12-20)–> Identidad VS Confusión de identidad.

La Adolescencia es la etapa en la que un individuo se prepara para ser un adulto. Su duración aproximada es desde los 12 hasta los 20 años, pudiendo variar según la persona.

Un discípulo de Erikson, Marcia, realizó una clasificación de las diferentes formas de vivir la identidad por parte de los adolescentes. La denominó «La tipología del Status de identidad». Cada clasificación consta de dos características: crisis y compromiso. Hasta que no se han vivido estos dos aspectos, según Marcia,  se carece de identidad.

La clasificación es la siguiente:

  1. Difusión de identidad: Las personas en difusión de identidad son aquellas que no han tenido crisis ni compromiso. Huyen de los compromisos y con frecuencia sufren abandono escolar, evaden cualquier tipo de responsabilidad, recurren a tóxicos, etc. No están seguros de sí mismos y no tienen rumbo ni metas.
  2. Exclusión de identidad: Son personas sin crisis que sí tienen compromiso pero con valores que no son suyos. Es decir, la identidad no se ha creado por una crisis personal sino por lo que otros imponen. Aquí aparecen los típicos «que dirán» y «ser como otros desean que seas». Las personas con exclusión de identidad suelen tener unos padres que se involucran demasiado en la crianza de los hijos, evitando expresar diferencias y sin tolerar la discrepancia emocional. Estas personas suelen ser autoritarias, dogmáticas, con ideas firmes. Suelen tener alta obediencia a la autoridad. Tienen locus de control externo, es decir, ponen la responsabilidad de las acciones en el exterior, ya sean otras personas (» es tu culpa», «me han suspendido») como en la suerte o el azar. También suelen ser dependientes y con bajos niveles de ansiedad.
  3. Moratoria de identidad: En este caso si hay crisis pero no tienen compromiso. Son personas que están buscando su identidad. Están enfrentados con sus problemas. Son personas ansiosas, con miedo y muy racionales. Tienen un alto sentido de la moralidad.
  4. Logro de identidad: Son personas que han superado la crisis y tienen compromiso. Tienen valores propios y se han comprometido con algo de forma activa. El estilo de crianza de los padres se caracteriza por estimular la autonomía y permitir las diferencias. Son personas seguras, tienen buena autoestima y un locus de control interno.

Sexta crisis (La Juventud 20-40)–> Intimidad VS Aislamiento.

La intimidad es descrita como la forma de establecer una relación estrecha y mutuamente satisfactoria con otra persona. Consiste en unirse a otro sin perder las cualidades propias. Para ello, es necesario que la persona haya creado su propia identidad. En este sentido, el mito de la media naranja puede hacer mucho daño. Debemos ser naranjas enteras para poder compartir nuestros gajos con otra persona.

En caso de no tener una identidad definida, no podrá unirse con otros. Lo más probable es que le cueste entenderse con otra persona o que se fusione con ella. Finalmente, estarán condenados al aislamiento, ya que la única manera de relacionarse con el otro es desde uno mismo.

Séptima crisis (Edad Adulta intermedia o Madurez 40-65)–> Generatividad VS Estancamiento.

Erikson considera que para superar esta crisis del ciclo vital, las personas en esta etapa tienen que dirigir sus energías hacia el exterior. Es decir, deben preocuparse por dejar un legado a las generaciones siguientes. Caminar y guíar al resto. ¿Cómo podemos identificar si una persona está en generatividad o estancamiento?

Las personas en la posición de generatividad tienen las siguientes características:

  • Se implican en hacer del mundo un lugar mejor
  • Prevalece una actitud auténtica de preocupación por los demás
  • No son personas egocéntricas
  • Tienen experiencias vitales de las que otros pueden aprender
  • Visión positiva de la vida en general
  • Se valoran a sí mismas
  • Equilibran el trabajo y el ocio
  • Toleran el estrés
  • No temen en llegar a la siguiente etapa
  • Muestran su generatividad en tres ámbitos
    1. PROCREATIVO: dan y responden a las necesidades del otro.
    2. PRODUCTIVO: crean productos o ideas.
    3. CREATIVO: hacen aportaciones a la sociedad a gran escala.

Las personas en estancamiento disponen de las siguientes características:

  • Sensación prematura de vejez
  • Pérdida del entusiasmo por la vida
  • Síntomas depresivos
  • Actitud derrotista
  • Se compadecen de sí mismos
  • Piensan que no pueden ofrecer nada a los demás
  • No perciben el valor de ayudar a la generación siguiente
  • Tienen una actitud pasiva y solo ven los fallos del ser humano
  • Uso autoritario del poder
  • Deseo de regresar a una etapa anterior
  • Personas egocéntricas y  rebeldes
  • Sentimientos de llevar una vida insatisfactoria

Antes de finalizar esta etapa, respondemos a la gran pregunta ¿Existe o no existe la crisis de los 40? 

Lo cierto es que EXISTE pero no de forma universal. Es una transición como el resto de crisis del ciclo vital que hemos ido comentando. Esta etapa implica planteamientos, prioridades… pero que una transición se convierta en una crisis estable de esta etapa, depende de las circunstancias individuales y de los recursos personales. Las transiciones siempre pueden dar lugar a un desarrollo positivo o uno negativo y no podemos generalizar.

Esta crisis del ciclo vital trae consigo el darse cuenta de la condición mortal. Muchas personas, ante esta condición, descubren que no han podido cumplir sus sueños de la juventud, o que los han cumplido pero no era como esperaban. Saben que si desean cambiar el rumbo tienen que hacerlo rápido y luchan por reestructurar sus vidas. Es en este momento cuando empieza a ser vivido como una crisis estable característica de esta franja de edad. Esta etapa también es llamada la segunda adolescencia.

Octava crisis (La Vejez)–> Integridad VS Desesperación.

En esta crisis del ciclo vital es necesario integrar lo que se ha vivido en la vida. Al hablar de integridad estamos hablando de coherencia, de dar un sentido a lo que se ha vivido para así poder hacer frente a la muerte. Por el contrario, la desesperación es la sensación de fracaso, de haber perdido oportunidades o el tiempo.

En PsicoTorres estamos formadas en estas técnicas, si crees que podemos ayudarte no dudes en consultarnos. Estamos en calle María Auxiliadora, Nº74, 2ºB y María Auxiliadora Nº 55, Entreplanta 1. Llámanos al 653234336.

PorAlba Sanchez

Nuevo Servicio: Peritaje Psicológico

En PsicoTorres hemos realizado un convenio de colaboración con el Dr. Manuel Picado Méndez, director de la clínica PsicoSana, quién formará parte del equipo multidisciplinar para llevar el nuevo servicio de Peritaje Psicológico. El Dr. Picado cuenta con más de 30 años de experiencia como Psicólogo clínico, Neuropsicólogo y Psicólogo Forense, por lo que puede realizar una evaluación biopsicosocial completa para realizar los peritajes.

¿En qué consiste el peritaje Psicológico?

Muchas veces nos vemos inmersos en procesos jurídicos que requieren de la  intervención de varios expertos como abogados, jueces… y también Psicólogos. El Psicólogo es el encargado de mediar entre las diferentes partes o de realizar un estudio objetivo sobre las capacidades mentales y físicas de una persona. En ocasiones, esa evaluación puede ser determinante para una sentencia judicial, como por ejemplo quién se queda la custodia de los hijos.

Existen diferentes tipos de peritajes psicológicos, vamos a conocerlos:

1. Ámbito Penal

El peritaje psicológico en este ámbito tiene dos objetivos independientes:

  1. Valorar a la víctima, es decir, cómo le han afectado los hechos y/o la veracidad de su testimonio. En PsicoTorres contamos con diversa formación para poder atender demandas sobre abuso sexual infantil, bullying, ciberbullying, violencia de género, maltrato infantil, acoso sexual, etc.
  2. Valorar al delincuente, es decir, su probabilidad de que vuelva a cometer el delito y/o su imputabilidad. La Imputabilidad se refiere a si tiene responsabilidad penal sobre el hecho cometido o no.

La imputabilidad es un concepto jurídico, no psicológico. Por ese motivo, los psicólogos para evaluarla debemos transformar esa cuestión en dos preguntas:

  • ¿Entiende lo que ha hecho? Evaluamos la comprensión de los hechos.
  • ¿Qué motivo le ha hecho realizar ese tipo de comportamiento? Evaluamos sobre la voluntad o motivación.

En este sentido, realizamos una serie de pruebas para responder con fiabilidad a esas preguntas. Según los resultados de las pruebas, se plantea que puede haber atenuantes o eximentes de la responsabilidad. ¿Qué significa?

  • El psicólogo puede proponer un atenuante cuando tras su evaluación concluya que una persona tiene mermadas sus capacidades cognitivas (comprensión de los hechos) y volitivas (motivación). Ese atenuante sirve para reducir la condena. Por ejemplo, una persona puede ir a un centro de recuperación en lugar de ir a prisión.
  • El psicólogo puede proponer un eximente cuando las capacidades cognitivas y volitivas de la persona estén anuladas. En este caso, la persona podría ser considerada como inimputable, es decir, sin responsabilidad penal sobre los hechos cometidos.
Distintas fases en las que el Psicólogo puede ser de utilidad en este ámbito:
  • Fase de Instrucción: en esta fase el juez investiga los hechos. Evaluamos la declaración de los testigos, víctimas y acusados.
  • Juicio oral: la función del psicólogo es ir a ratificar, es decir, a defender y explicar el informe que hayamos elaborado.
  • Ejecución de la sentencia: es el momento donde se realiza la condena. El Psicólogo puede proponer que vaya a un centro de tratamiento, que tratamiento le vendría mejor, etc.
  • Vigilancia penitenciaria: la labor del psicólogo, entre otras,  es evaluar la evolución del sujeto en el tratamiento.

2. Ámbito civil

 El objetivo del peritaje psicológico, dentro de este ámbito, consiste en ayudar a tomar decisiones sobre una serie de cuestiones relacionadas con las separaciones y el ámbito familiar:

  • ¿Quién se lleva la custodia de los hijos?
  • ¿Cómo será el régimen de visitas?
  • ¿Quién se queda la vivienda?
  • ¿Habrá pensión compensatoria?

La función del psicólogo es muy importante para evaluar quién está más capacitado para obtener la guarda y custodia. Para ello, se evalúa la capacidad de los padres para cuidar a los hijos, es decir, para atender sus necesidades de manera diaria. Hay tres tipos de guarda y custodia:

  1. Exclusiva: uno de los padres cuidará de los hijos.
  2. Partida: uno de los padres cuida a un hijo y el otro al otro hijo.
  3. Compartida: el juez otorga a los dos padres por igual la capacidad de cuidar a los hijos.

Puede ser que los niños ante la separación de los padres sufran el síndrome de alienación parental. La labor del Psicólogo también es evaluarlo. Este síndrome fue inventado por Gardner, quién lo utilizó para explicar porque los niños no quieren estar con alguno de los padres.

Por otro lado, también se pueden realizar contrainformes, es decir, un informe de otro informe realizado por otro profesional. El juez tendrá en cuenta el informe que tenga mayor validez.

3. Ámbito social

Dentro de este último ámbito el peritaje psicológico puede ser útil de diferentes formas:

  • El papel del Psicólogo es fundamental en el caso de accidentes laborales o conflictos de trabajo. Su función es evaluar cuál de las dos partes, si el empresario o el trabajador, llevan razón.
  • El Psicólogo forma parte del equipo técnico encargado de valorar el grado de minusvalía de una persona. Hay diferentes procesos que hacen que resulte necesario valorar la posibilidad de incapacitar a una persona, como son: el deterioro cognitivo grave, la discapacidad intelectual y los cuadros psicológicos graves, entre otros.

La incapacidad es un constructo jurídico no psicológico, por lo que no podemos incapacitar a nadie en nuestra consulta. Sin embargo, la decisión jurídica se avala en los datos clínico del equipo pericial, que como decíamos, está formado por psicólogos.

Por otro lado, es importante saber que se puede incapacitar para algo concreto. Por ejemplo, quitar la capacidad de tener un negocio pero tener la capacidad de decidir sobre su testamento. Asimismo, la sentencia se puede modificar como podría ser el caso de cuadros clínicos transitorios y reversibles que tras varias semanas, meses o años, se puede recuperar la capacidad de tomar decisiones. Un ejemplo de ello sería una depresión mayor.

En PsicoTorres estamos formadas en estas técnicas, si crees que podemos ayudarte no dudes en consultarnos. Estamos en calle María Auxiliadora, Nº74, 2ºB y María Auxiliadora Nº 55, Entreplanta 1. Llámanos al 653234336.

PorDra. Carolina Torres

Películas sobre Psicología y Trastornos Mentales

 

  1. Funny games (1997) (psicopatía): una familia aburguesada es secuestrada en su propia casa por unos jóvenes de apariencia angelical vestidos de jugadores de golf. Estos chicos, acaban convirtiéndose en la peor pesadilla de la familia, la cual es sometida a todo tipo de juegos perversos. Michael Haneke, muestra al espectador la estructura psicopática y perversa manteniendo al espectador en tensión durante toda la trama.

 

 

  1. Cisne negro (2010) (anorexia nerviosa y psicosis): Natalie Portman interpreta a una bailarina de ballet sometida a altas exigencias. Muestra cómo la bailarina hace todo lo posible por alcanzar dichos estándares, perdiendo el sentido de la realidad y quebrándose mentalmente.

  1. Inocencia interrumpida (1999) (Trastorno de la personalidad): muestra la vida en un psiquiátrico y diferentes trastornos de personalidad como son el trastorno límite de personalidad, el trastorno antisocial, trastornos de alimentación, mitomanía. Una película indispensable para cualquiera que se interese por los diferentes trastornos mentales.

  1. Mejor imposible (1997) (Trastorno obsesivo compulsivo): en este film, Jack Nicholson interpreta a un hombre de mediana edad con TOC (trastorno obsesivo compulsivo), en clave de humor. Nos acerca al día a día de una persona con este trastorno y las diferentes compulsiones que desarrolla en su día a día.

 

  1. Tenemos que hablar de Kevin (2011) (psicopatía): en esta película se pone de relieve los estragos que puede causar en la mente y la emocionalidad de un niño el que su madre lo rechace. La película nos escenifica el desarrollo de una psicopatía a muy temprana edad y cómo el niño manipula a todo su entorno con el fin de obtener lo que él quiere.

  1. Una mente maravillosa (2001) (esquizofrenia): Russell Crowe interpreta en esta ocasión a un genio de las matemáticas que lucha contra sus propios delirios y su quiebre con la realidad.

  1. La pianista (2001) (perversión sexual): en este film se puede apreciar una relación simbiótica de la protagonista con su madre. Este tipo de relación favorece diferentes conductas sexuales que lleva a cabo la protagonista, como la relación mantenida con uno de sus alumnos.

  1. El club de la lucha (1999) (trastorno disociativo o de personalidad múltiple): una obra maestra del cine en la que se pone de manifiesto la personalidad múltiple del protagonista (Edward Norton) creando su otra personalidad protagonizada por Brad Pitt.

  1. Hasta los huesos (2017) (trastornos de alimentación): en esta actual película podemos apreciar diferentes trastornos de alimentación como son la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa, el trastorno por atracón…Se muestra una residencia de convivencia en la que se dan terapias grupales. Un indispensable para todo el que quiera aprender sobre este tipo de problemáticas.

  1. Memento (2000) (amnesia anterógrada): en este caso la película nos presenta a un hombre con amnesia anterógrada, un trastorno de la memoria en el que no se forman nuevos recuerdos, y lo complicado de vivir con ello.

 

En PsicoTorres estamos formadas en estas técnicas, si crees que podemos ayudarte no dudes en consultarnos. Estamos en calle María Auxiliadora, Nº74, 2ºB y María Auxiliadora Nº 55, Entreplanta 1. Llámanos al 653234336.