Miedo al fracaso

PorDra. Carolina Torres

Miedo al fracaso

Un fenómeno muy conocido de los últimos tiempos es el Patrón de desamparo. Este patrón está caracterizado por el miedo al fracaso. Se puede observar en todas las edades, incluidos los más pequeños.

Nuestros pequeños están en riesgo, Eva Millet habla de los “Hiperniños” haciendo referencia a la presión que sufren, son vistos como un producto hecho para triunfar. Es como si su educación se hubiera convertido en una maratón. Se quieren niños perfectos y no se les permite fracasar.

Un ámbito muy importante de detección de este patrón es en las aulas. Precisamente, el miedo al fracaso es uno de los motivos del fracaso escolar. Se observa que los niños o adolescentes eligen actividades fáciles y conocidas frente a difíciles y novedosas. Por otro lado, puede que no fracasen, pero tampoco triunfarán porque no se arriesgan a enfrentarse a nuevos retos o aprendizajes.

La Adolescencia es un periodo de edad muy vulnerable, ya que tienen una alta necesidad de ajuste y adaptación. Quieren pertenecer a un grupo y el miedo a fracasar lo relacionan con el miedo al ridículo y si hacen el ridículo piensan que sus amigos no les aceptarán, por lo que también está relacionado con el miedo al rechazo. También es una edad muy vulnerable debido a que en esta etapa los iguales cobran toda la importancia y se rigen por el “qué dirán”.

El Patrón de desamparo o miedo al fracaso afecta a diferentes áreas de la persona, las más relevantes son: autoconcepto, autoestima, miedo a hablar en público y toma de decisiones. Estas áreas son las que se trabajarían en una terapia psicológica cuando la demanda principal sea este motivo.

  • Para trabajar el autoconcepto una persona tiene que preguntarse quién es y quién le gustaría llegar a ser. Una segunda pregunta es qué tiene que hacer para conseguirlo, es decir; qué recursos tiene, cuáles le faltan y cómo conseguirlos. El descubrimiento de quién es uno mismo, es una laboral difícil que requiere tiempo y análisis.
  • Hay que indagar en cómo una persona está construyendo su autoestima y ayudarle a cambiar su visión si esta está sesgada. Por ejemplo, un error muy frecuente es relacionar la autoestima únicamente con el atractivo físico. Cambiar la forma de pensar de una persona, puede ayudar a mejorar su autoestima. Asimismo, una buena autoestima aporta a las personas una seguridad o confianza para enfrentarse a las tareas y aumenta la probabilidad de éxito de estas. El miedo al fracaso bloquea toda esta secuencia que se convierte en un círculo vicioso interminable.
  • El miedo a hablar en público es uno de los miedos más comunes de la población. En este sentido, el trabajo es normalizarlo. Casi todo el mundo alguna vez ha sentido miedo ante alguna exposición. Por ello, la tarea es hablar con miedo, pero hablar. No dejar que el miedo al miedo nos bloquee. Si hablamos de un problema más paralizante se utilizaría en terapia la técnica de la Exposición para ayudar a la persona a manejarlo. Es contraproducente el mito común de la “terapia de Choque” ya que puede hacer que el problema se agrave, un terapeuta experimentado tiene que guiar a la persona ante este proceso.
  • Para comenzar a tomar decisiones hay que empezar por pensar en uno mismo, descubrir ese “quién soy” y “quién me gustaría ser” del que hablábamos. Tomar decisiones es permitirse equivocarse, es no hacer lo que otros quieren que hagas. Es ese “tirarse a la piscina”. Muchas veces, es decir “No”. Es saber que aunque no decidas, decides. El “no hacer nada” es una decisión que a veces paraliza que se cumplan nuestros sueños.

En PsicoTorres estamos formadas en estas técnicas, si crees que podemos ayudarte no dudes en consultarnos. Estamos en calle María Auxiliadora, Nº74, 2ºB y María Auxiliadora Nº 55, Entreplanta 1. Llámanos al 653234336.

 

Sobre el autor

Dra. Carolina Torres administrator

Deja un comentario