¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?

PorDra. Carolina Torres

¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?

 

QUÉ ES LA ANSIEDAD

La ansiedad representa el problema mental más frecuente de todos los trastornos psiquiátricos y seguro que todos conocemos a alguien que la padece o la ha padecido.

Lo primero de lo que tenemos que hablar es de su diferencia con el miedo. El miedo hace referencia a la respuesta ante un estímulo externo identificable, mientras que la ansiedad no. En la ansiedad sería un estado emocional más difuso y sin un estímulo externo concreto.

Una de las características de la ansiedad es su naturaleza anticipatoria, esto quiere decir, que nos avisa de un peligro futuro. En un primer momento esto es algo meramente adaptativo, pero si lo que anticipamos son peligros irreales y de manera constante y duradera en el tiempo, lo estamos convirtiendo en algo desadaptativo y nocivo para nosotros.

La ansiedad implica tres niveles de respuesta:

  1. Subjetivo-cognitivo: hace referencia a la experiencia interna, es decir, nuestra evaluación y percepción de los estímulos relacionados con la ansiedad, como son por ejemplo el pánico, la inquietud, pensamientos intrusivos, etc. En definitiva, la persona experimenta una sensación desagradable parecida al miedo.
  2. Fisiológico-somático: hacen referencia a los síntomas físicos y cambios biológicos como son la sudoración, las palpitaciones, las náuseas. Todos estos síntomas tienen que ver con un aumento de actividad de nuestro sistema nervioso autónomo. Estos síntomas físicos nos llevan a aumentar directamente el estado subjetivo de ansiedad.
  3. Motor- conductual: hacen referencia a las respuestas de huida, escape, evitación, movimientos posturales, etc.

Freud situaba la ansiedad como el componente principal de las neurosis. De esta manera explicaba que era un conflicto inconsciente el que causaba la ansiedad (por ejemplo, la búsqueda de aprobación de figuras de autoridad) y para paliarla se utilizaban diferentes mecanismos de defensa que daba lugar a los síntomas neuróticos: culpa, vergüenza…

De esta manera, tenemos la parte visible de la ansiedad, como lo son los síntomas físicos y pensamientos intrusivos, y por otro lado, lo que no se ve: el origen, que lo situamos en un conflicto inconsciente sin resolver.

Hay que destacar, que, en las neurosis, a diferencia de las psicosis, la persona mantiene intacto el contacto con la realidad y reconoce los síntomas como inaceptables.

Hoy vamos a centrarnos en el trastorno de ansiedad generalizada, vamos a ver en qué consiste y cuáles son los síntomas que la definen:

En este tipo de trastorno, la ansiedad no se relaciona con ninguna situación en particular (a diferencia de las fobias), sino que aparece de una forma crónica y la persona no sabe decir qué es lo que le provoca los síntomas. La persona suele tener una sensación de preocupación constante e inespecífica, relacionada con diferentes circunstancias de la vida. Las personas que sufren TAG suelen tener una preocupación excesiva en cuanto a aspectos que no podemos controlar en la vida, y el no tenerlos bajo su dominio o control, hace que aparezcan los síntomas.

Vamos a ver cuáles son los síntomas concretos que definen este tipo de trastorno psicológico:

  1. Que exista una preocupación excesiva la mayor parte de los días en al menos un periodo de 6 meses.
  2. Que la persona no sea capaz de controlar estas preocupaciones.
  3. Que la preocupación se asocie al menos a 3 de los 6 síntomas siguientes:
    1. Inquietud o sensación de excitación
    2. Fatiga
    3. Dificultad para la concentración o sensación de mente en blanco
    4. Irritabilidad
    5. Tensión muscular
    6. Alteraciones del sueño.
  4. Que la ansiedad o la preocupación no provengan de otro tipo de trastorno (fobia social, ataque de pánico, un posible contagio…)
  5. Que los síntomas provoquen un malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la persona.
  6. Que los síntomas no se deban a los efectos de una sustancia o de una enfermedad.

Sin duda el TAG es de los trastornos que más se dan en la población, pero hay que tener cuidado con los diagnósticos, ya que todos en algún momento podemos tener algún síntoma de ansiedad, o en un momento dado presentar una preocupación excesiva. Esto es normal, para que no se considere dentro de la normalidad tiene que haber un desajuste en las diferentes áreas del individuo como son las relaciones sociales, el trabajo, la relación de pareja, los estudios, etc. Y además debe ser prolongado en el tiempo.

Para superar esta sintomatología hay que trabajar en cambiar los esquemas mentales de pensamiento de la persona, en cómo se enfrenta a los problemas y en cómo se toma la vida, ya que vivimos en un momento donde los problemas de ansiedad se están disparando debido a la idea que tenemos de ser seres únicamente productivos, en la que el descanso y el placer están mal vistos. Vivimos a toda prisa sin darnos cuenta de lo que tenemos alrededor y ni siquiera paramos a pensar en lo que nos hace felices, simplemente vamos de un sitio a otro haciendo lo que “debemos hacer” para no fallar al sistema o a las expectativas que ponen en nosotros. Es muy importante que paremos, analicemos y saboreemos lo que tenemos alrededor y nos miremos un poco más preguntándonos ¿qué no anda bien en nosotros?

Si crees que padeces ansiedad y necesitas consultar a un profesional, en PsicoTorres podemos ayudarte. Estamos en Calle María Auxiliadora 74, 2B, en Salamanca. Puedes contactarnos en el 653 234 336  o bien a través de nuestro mail carolina@psicotorres.es

 

About the author

Dra. Carolina Torres administrator

Deja un comentario