Archivo de etiquetas alimentación

PorDra. Carolina Torres

MANEJO DE LA ANSIEDAD POR CORONAVIRUS

Muchos de nosotros, estaremos reaccionando con ansiedad ante la situación de incertidumbre que estamos viviendo. Todos sabemos que la ansiedad es un proceso adaptativo que nos alerta de un peligro. Ahora bien, cuando la ansiedad se prolonga en el tiempo, se convierte en desadaptativa y nos genera diversos problemas, llamados síntomas.

Como explicamos en anteriores artículos, ¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?SÍNDROMES CLÍNICOS DE LA ANSIEDAD y CÓMO MANEJAR LA ANSIEDAD, la ansiedad puede presentar tanto síntomas físicos como psicológicos. Los síntomas físicos se pueden experimentar en forma de taquicardia, sudoración, presión en el pecho, insomnio, cambios en el apetito, etc. Mientras que los síntomas psicológicos se experimentan en forma de pensamientos irracionales, despersonalización, desrealización, irritabilidad, etc.

 

 

  • ¿Cómo manejar los pensamientos?

Uno de los síntomas más comunes de la ansiedad es el pensamiento basado en el miedo o irracional. Por ejemplo, todos en algún momento hemos pensado ¿y si me pasa a mí? Los pensamientos anticipatorios y catastrofistas, son irracionales, por lo que no sirve de nada dedicarle más tiempo a pensar en posibilidades futuras.

Para manejar este tipo de pensamientos, es conveniente escribirlos y comprobar qué probabilidad hay de que ocurra lo que estoy pensando y si tengo pruebas para ello. Normalmente, no adivinamos el futuro ni sabemos lo que va a pasar, así que no sirve de nada darle más vueltas a ese pensamiento. Los pensamientos se manejan mucho mejor fuera, que dentro, ya que, si no, corremos el riesgo de bloquearnos o dejarnos llevar por la fantasía catastrofista. De ahí la importancia de escribirlo y poder llevar la atención hacia otra tarea que sí pueda controlar o manejar.

 

  • ¿Qué hacer con las sensaciones físicas?

Cuando tenemos ansiedad, nuestro sistema nervioso autónomo reacciona, y reacciona activándose ante un peligro: con sudoración, dilatación pupilar, aumento del ritmo cardíaco, etc. ¿Cómo podemos manejarlo? La clave está en bajar el nivel de activación. Para ello es crucial manejar nuestra respiración y poner atención plena en ella. Una vez que nuestro cuerpo se relaje, podremos pensar con mayor claridad, ya que, hiperactivados, nuestras funciones cognitivas no responden con normalidad.

En muchos casos, las sensaciones físicas nos las provocamos nosotros sin querer, es decir, si hacemos las cosas corriendo, desayunamos mientras contestamos correos, no descansamos bien, etc, es normal que nuestro cuerpo reaccione. Es muy importante no identificar esas sensaciones con ansiedad, sino que, si estamos haciendo flexiones, es normal que nuestro corazón bombee más rápido (utilizar el pensamiento racional).

Esto es la pescadilla que se muerde la cola, si os dais cuenta: pensamos con mayor claridad si estamos más relajados, y viceversa, si pensamos las cosas de manera lógica, nuestras sensaciones físicas se mantienen a raya.

 

  • Utiliza técnicas de respiración y de relajación

Utiliza la respiración diafragmática, técnicas de relajación como la de Jacobson, que ya os contamos, (https://www.psicotorres.es/blog/relajacion-progresiva-de-jacobson/)o cualquiera que conozcas.

  • Realiza actividad física

La actividad física nos va a ayudar a conciliar el sueño (si se realiza por la mañana) y a mantener también nuestros síntomas físicos y psicológicos más estables.

 

  • Evita examinar constantemente tu cuerpo

Si buscas, encuentras. Si estás constantemente buscando síntomas, los vas a encontrar. Si estás todo el tiempo mirándote el pulso, observando si tienes más presión ocular, si tu pierna se ha dormido, etc, los síntomas de ansiedad se van a disparar. Es importante descentralizar la atención del cuerpo y ponerte con alguna tarea que requiera atención y concentración.

  • Cuida la higiene del sueño y la alimentación
  • Evita el consumo de tóxicos
  • Crea una rutina pero se flexible con ella
PorAlba Sanchez

Confinamiento: la fórmula de la felicidad para sobrellevarlo.

Estamos en época de confinamiento, algunos quedándonos en casa y otros luchando por nuestra salud o haciendo posible el abastecimiento de nuestra ciudadanía. Estamos expuestos a una situación sin precedente, muy difícil a todos los niveles. Por lo que es totalmente normal, tener miedos y preocupaciones. Asimismo, es posible que nuestro estado de ánimo se vea afectado.

¿Cómo podemos gestionar todo esto? No tenemos una solución mágica, pero si podemos hablaros de la fórmula de la felicidad que ayudará en esta época de confinamiento. Nuestras hormonas juegan un papel muy importante; tanto en el estado de ánimo, como en nuestro sistema inmune. Por ese motivo, vamos a dedicar este post para hablaros de la importancia de las hormonas de la felicidad. 

La fórmula de la felicidad en el confinamiento.

Podemos pensar que nada podemos hacer para estimular la química de nuestro cerebro, pero lo cierto es que hay muchas formas de dar un poquito de felicidad a nuestro cerebro de forma natural, sin recurrir a los fármacos. El autocuidado es un ejemplo de ello.

Además, la felicidad no solo incrementa nuestro estado de ánimo, sino que gracias a ella nuestro sistema inmune se fortalece. Lo explicamos con un ejemplo: cuando estamos estresados o sentimos ciertos niveles de ansiedad prolongados en el tiempo, nuestro cuerpo empieza a segregar cortisol. El cortisol es veneno para nuestro organismo, debilita nuestro sistema inmune. Por lo que es muy beneficioso para nuestra salud segregar otro tipo de hormonas, sobre todo las que se relacionan con la felicidad. ¿Cuál es la fórmula de la felicidad?

Dopamina.

Gracias a esta hormona tenemos sensaciones como el placer o la relajación. También, nos aporta confianza, seguridad, tranquilidad, optimismo. Sensaciones que en esta etapa de confinamiento son de suma importancia. La dopamina influye en nuestros procesos cognitivos y emocionales. Esto quiere decir que no solo influye en nuestra manera de sentirnos, sino que también tiene un papel importante en la toma de decisiones, la memoria, el aprendizaje, la motivación, etc. Aspectos que las personas que sigan trabajando de forma presencial necesitan tener al 200% para proteger su propia salud, ya que están expuestos al contagio.

¿Cómo podemos estimularla de forma natural?

  • Buena higiene del sueño. Esto significa tener una rutina en las horas en las que nos vamos a dormir y nos despertamos. Puede ser tentador quedarnos hasta las tantas viendo una serie y levantarnos a las mil, pero realmente esto no es nada beneficioso para nuestra salud. Lo idóneo es dormir entre 7 y 9 horas.
  • Hacer ejercicio diario. Nuestro cuerpo y mente están conectados. Empezar el día con una dosis de ejercicio sería lo más recomendable. Desde por la mañana segregamos buenas sensaciones, lo cual nos aporta energía para el resto del día. Además, ahora no hay excusa, muchos gimnasios nos están proporcionando de forma gratuita clases virtuales en la plataforma Youtube. También hay muchas aplicaciones que se pueden descargar o entrenadores personales que a través de Instagram nos cuelgan ejercicios para sobrellevar mejor este confinamiento. Y recuerda: la pereza, nos lleva a la nada y la nada a la apatía absoluta. El primer paso es el que más cuesta, no esperes más y aprovecha esta cuarentena para introducir una rutina saludable en tu vida. El Ejercicio físico tiene el maravilloso poder de segregar casi toda la fórmula de la felicidad.
  • Celebrar logros diarios. Solemos tener una tendencia a juzgarnos por las cosas que hacemos mal pero no nos reforzamos por las cosas que hacemos bien. Intenta pensar en tu día a día, alguna cosa por la que te sientas satisfecho. Por ejemplo, te proponemos el reto de deporte diario, si lo cumples ya tienes un logro que celebrar.

Felicidad

Oxitocina.

Dentro de las hormonas de la felicidad la oxcitocina es una de las más populares porque es la hormona del amor. Está relacionada con vínculos afectivos como la intimidad, sexualidad, confianza, fidelidad, etc. También produce sensaciones de calma y empatía. En el caso de las mujeres, la oxcitocina tiene un papel muy importante en el parto y la lactancia.

¿Cómo podemos estimularla en el confinamiento?

  • Abraza: hay estudios científicos que demuestran que abrazar a alguien durante 20 segundos segrega esta hormona. Parece cosa de magia pero es cierto. Los contactos íntimos son de suma importancia, pueden ser majases, caricias, relaciones sexuales, etc.
  • Técnicas de relajación: activan nuestro sistema nervioso parasimpático, disminuye nuestro estado de alerta y nos proporciona sensaciones de calma.
  • Comer nuestros platos favoritos.

Endorfina

Esta sustancia que segrega nuestro cerebro tiene el poder de aliviar el dolor y es una de las hormonas más relacionadas con la felicidad. Nos aporta esa sensación de plenitud. Es esa lágrima que se nos cae cuando nos emocionamos escuchando una canción o esa sonrisa tonta que ponemos mientras hacemos aquella cosa que tanto nos apasiona. Esa oleada de felicidad que nos invade se llama Endorfinas. Es un opiáceo natural sin efectos secundarios.

¿Estímulos naturales?

  • Práctica tus hobbies: canta, baila, dibuja, toca tu instrumento, haz deporte… realiza lo que te apasione. Realmente no somos conscientes de los beneficios que nos genera dedicar tiempo a nuestras pasiones.
  • Ríe: ya existe una terapia llamada risoterapia por la cantidad de beneficios que nos aporta la risa para nuestra salud. Explora tu sentido del humor.
  • Comida Sana: cuida tu alimentación. Aunque no lo creas está muy relacionado con el estado de ánimo.

Hobbie

Serotonina.

Esta hormona está relacionada con la autoestima y la confianza. La falta de ella es lo que nos  puede generar los estados depresivos. Por ese motivo, es una hormona muy relacionada a nuestro estado de ánimo y bastante conocida por todos. Tiene un papel muy importante en el desarrollo de otras funciones como la digestión, el deseo sexual, la regulación térmica, disminuye la agresividad y regula el sueño.

¿Cómo podemos estimularla?

  • Reflexiona sobre los momentos importantes de tu vida: esto genera un mayor autoconocimiento y nos permite reactualizar como nos sentimos con respecto a nuestra historia de vida. En terapia es un ejercicio que hacemos en las primeras sesiones.
  • Conecta con la naturaleza en la medida que puedas. Aunque estemos confinados, es importante asomarse por la ventana, observar a nuestro al rededor, sentir la brisa en nuestra piel. Disfrutar al máximo de esos momentos en los que tiramos la basura, bajamos a comprar el pan o hacemos los pequeños quehaceres. También disfrutar de ese momento en el que aplaudimos a las 20:00 rodeados de nuestros vecinos.
  • Existen alimentos que nos ayudan a aumentar la serotonina estos son: el chocolate negro, vino tinto, banana, piña, tomates, carnes baja en grasas, leche y sus derivados y cereales integrales.

terapia online

Aquí os dejamos unas pequeñas recomendaciones para estimular de forma natural la fórmula de la felicidad en el confinamiento. Esperamos que sean de utilidad. Recordamos que podéis contar con nosotras para sobrellevar mejor esta etapa. Podéis poneros en contacto a través del número de teléfono 653234336 y os informamos de como llevamos a cabo las terapias online. 

 

PorDra. Carolina Torres

RECOMENDACIONES PSICOLÓGICAS PARA EL PERSONAL SANITARIO

 

Todos sabemos que nuestro personal sanitario es el que está en la primera fila de la batalla, y, por lo tanto, es el sector más expuesto a situaciones de incertidumbre y estrés.

Diariamente luchan con las situaciones más complicadas, como no tener el equipo suficiente, la exposición al contagio, debates éticos, dar malas noticias, en definitiva, situaciones límite.

Por ello, es importante que no solo toda la población sigamos sus recomendaciones, sino que les cuidemos. Ellos, como cualquier persona, son humanos, y también, aunque muchas veces parezcan hechos de otra pasta, lidian con la tristeza, la angustia, los miedos y tienen sus límites. Por ello es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  1. No descuidar las necesidades básicas: las comidas, que sean lo más saludables posibles. Dormir y tener un descanso real, ya que la falta de sueño y de alimentación afecta a nuestra toma de decisiones, a nuestro humor, en definitiva, a nuestra cognición. Los descansos son tanto o más importantes que el trabajo, ya que nuestra mente funciona con tiempos, y esos tiempos de desconexión y de ventilación, son imprescindibles para que podamos rendir después. En los descansos, realizar actividades que no tengan que ver con la profesión, para poder tomar una distancia.
  2. Autocuidado fuera del horario laboral: explorar otras actividades, como decimos, para tomar distancia real del foco de estrés. Realizar ejercicio, hablar con amigos o familiares, leer o dibujar, son actividades que permitirán ventilar a nivel emocional.
  3. Evitar la sobreexposición a los medios de comunicación: la avalancha informativa por parte de los medios, puede aumentar el estrés y las sensaciones de ira y frustración. Es importante mantenerse informado, pero no constantemente. Es necesario poner barreras ante los cientos de mensajes que se reciben diariamente por whats app y centrarse en lo que sí se está haciendo, es decir, favorecer un sesgo positivo hacia la información.
  4. Ponga límites: al ser un profesional de la salud, estará muy demandado. Es de suma importancia poner límites y cuidar su espacio. Es crucial cuidar del espacio propio y del silencio. Será necesario desconectar por completo de dispositivos, y tener un espacio para la reflexión.
  5. Reconocimiento emocional: las emociones y sentimientos negativos existen, y están ahí, y no pasa absolutamente nada por experimentarlos. Es muy importante el reconocimiento de los mismos y que sean tratados con naturalidad, sin asustarse. Sin embargo, si siente que se apoderan y no sabe gestionarlos, es necesario que pida ayuda a los profesionales de la salud mental. El pedir ayuda, es un signo de responsabilidad para todos.
  6. Mantenga el contacto con familiares y amigos: el charlar con nuestros seres queridos es un sostén emocional vital. Mantenga conversaciones en la que no sea el único tema el coronavirus.
  7. Utilice técnicas que conozca: haga técnicas de relajación y respiración para bajar el estado de alerta y poder pensar con mayor claridad, intente centrarse en el aquí y ahora e intente manejar sus pensamientos de una forma lógica. Poner palabras a lo que le ocurre es crucial, si no quiere o puede verbalizarlo con alguien de confianza o un profesional, escriba. Los pensamientos siempre se manejan mucho mejor fuera, que dentro.
  8. Apóyese en sus compañeros y fomente el equipo: nadie mejor que sus compañeros/as le va a entender. Compartir vuestras experiencias puede ser una manera muy adecuada para poder hacer una ventilación emocional.

 

Si eres profesional sanitario y te estás viendo desbordado emocionalmente, contacta con un profesional. En PsicoTorres, nuestro equipo sigue trabajando de manera on-line para todo aquél que nos necesite.

Pueden encontrarnos en el 653234336 o en www.psicotorres.es