Archivo de etiquetas cuarentena

PorAlba Sánchez Morán

Duelo por COVID-19

Esta pandemia, además de una gran crisis sanitaria y económica nos ha traído una gran crisis emocional y nuevos horizontes psicológicos como es el duelo por COVID-19. Además, cada persona, en estos momentos, está luchando su propia batalla interna. Hemos tenido que parar nuestra forma de vivir y readaptarnos a las nuevas circunstancias. Los sanitarios combatiendo el virus en primera linea, también los trabajadores que se dedican a sectores de primera necesidad están expuestos al contagio. Por otro lado, los afectados, los familiares de los afectados y los seres queridos de los fallecidos. El coronavirus nos hace mirar de cara a la muerte en una sociedad tan tanatofóbica como la nuestra. Todos tenemos motivos para sentir miedo, angustia, tristeza, melancolía, dolor…

El COVID-19 nos recuerda nuestra condición de mortalidad, que el tiempo es efímero, que no se puede dejar todo para mañana y menos una conversación importante. Nos recuerda que es lo verdaderamente ESENCIAL. También nos enseña sobre que es lo que nos hace vibrar por dentro y da sentido a nuestra vida. Asimismo, las emociones que, en principio, nos resultan desagradables son adaptativas y necesarias para atravesar el túnel. El túnel es el proceso de duelo.

¿Qué es el duelo?

Como bien comentaron nuestros compañeros de PSICOSANA en su post, «el duelo en tiempos de cuarentena por coronavirus», cuando hablamos de duelo hablamos de pérdida, no solo de muerte. Desde que nacemos estamos expuestos a múltiples duelos: pérdidas de amistades, trabajos, salud, rupturas sentimentales, fallecimientos, etc. Sin embargo, vamos a centrarnos a lo largo de este post en el duelo por COVID-19.

Freud habla de la elaboración del duelo como un trabajo. Un trabajo que consiste en aceptar la nueva realidad. Es un proceso lleno de dolor, no se puede elaborar el duelo sin dolor. También es un proceso de aceptación, tenemos que aceptar que la realidad no es como nosotros queremos. Para ello necesitamos conectar con nuestra emoción, permitirnos sentir.

dolor

En el duelo hay distintas fases pero no son lineales ni universales

Existen una serie de fases comunes, pero no significa que todos pasemos por todas ellas ni de la misma forma. Lo más común es una ambivalencia en las emociones. Tampoco es correcto ponerle una «fecha» al duelo, depende de muchos factores como el tipo de vínculo, la forma de la muerte, etc.

  1. Negación: al conocer la noticia, una reacción muy común y normal es quedarnos en una especie de shock emocional. Tener la sensación de que no nos podemos creer lo que acaba de pasar. El lenguaje también nos puede dar información de que estamos en esta fase. Sería cuando seguimos hablando de esa persona como si estuviera viva todavía, «es una persona maravillosa», en lugar de hablar en pasado.
  2. Ira: es totalmente normal tener una sensación de enfado, ya sea con nosotros mismos, con la persona fallecida por irse y/o con otras personas. Es como si nuestra mente necesitara encontrar culpables.
  3. Negociación: en esta fase existe una fantasía de control, como si pudiéramos negociar con la muerte para que no suceda.
  4. Depresión: empezamos a ser conscientes de la realidad y aparecen síntomas similares a la depresión. Existe una profunda tristeza y tendencia al aislamiento.
  5. Aceptación: muy poco a poco se va aceptando la realidad y uno mismo se va permitiendo salir del túnel y empezar a disfrutar. Se puede empezar a recordar con una sonrisa en lugar de lágrimas.

¿Por qué es más complicado el duelo por COVID-19?

En primer lugar, la forma en la que fallece la persona hace que sea más dolorosa la pérdida. Actualmente, están cambiando las indicaciones en cuanto al momento de la muerte y están permitiendo ver al fallecido a algunas personas. Sin embargo, se aleja mucho de lo que hubiéramos deseado. No poder ver a la persona fallecida dificulta aceptar la realidad de la pérdida. 

Por otro lado, las personas que pierden a un ser querido en estos tiempos viven su duelo en soledadEste hecho dificulta la posibilidad de dar expresión a los sentimientos y abrirse al dolor. Necesitamos cercanía y muestras de afecto de nuestros seres queridos. El apoyo emocional recibido en los primeros momentos es fundamental, debido al COVID-19 no podemos tenerlo físicamente, lo que hace que aplacemos nuestro dolor. Podemos tener miedo a enfrentarnos a la oscuridad.

Los rituales nos ayudan simbólicamente a despedirnos de la persona que ha fallecido. El hecho de no poder realizarlos como nos gustaría también puede ser fruto de un mayor dolor. Es recomendable que sigamos haciendo rituales dentro de nuestras posibilidades actuales. Están empezando a trabajar realizando tanatorios virtuales donde habrá una sala de despedida que puede ayudar a elaborar la pérdida.  Asimismo, habrá un libro de despedida donde se podrá escribir o un libro destinado para escribir anécdotas sobre el fallecido, el humor es una gran herramienta que ayuda a colocar el dolor.

Duelo por COVID-19

 

Es muy importante pedir ayuda psicológica en el duelo por COVID-19

El duelo es un problema emocional, subjetivo e ilógico, no hay que intentar dar una solución racional, lógica o formal. El objetivo de la terapia psicológica está dirigido a integrar la pérdida, es decir, poder recordar al ser querido con una tristeza sostenible.

Los dolientes por COVID-19 son equilibristas sin red, no cuentan con el apoyo necesario para poder sostener su dolor. Cualquier herramienta con la que se pueda contar es poca. El objetivo de la terapia psicológica también es sostener el dolor para evitar el sufrimiento. El sufrimiento es todo malestar «extra» causado por un manejo disfuncional en el proceso del duelo. La terapia es un lugar donde poder conectar con la pérdida y con todo el dolor que conlleva. Los psicólogos somos los copilotos del viaje, no decimos donde ir, no pisamos el acelerador, ni cogemos el volante. Nosotros podemos sugerir que cuando viene una curva y se va demasiado rápido puede ser peligroso, pero el doliente decide. El proceso del duelo es una montaña rusa desordenada en la que nosotros acompañamos.

En PsicoTorres podemos acompañar en la pérdida. Puedes contactar con nosotros a través del 653234336. Seguimos a tu lado de forma online. Llama y te informamos de todo.

PorAlba Sánchez Morán

Errores comunicativos a evitar en el confinamiento.

En este Post, queremos recordar algunos errores comunicativos que son importantes que evitemos, sobre todo en esta etapa de confinamiento. No somos robot, seguramente se nos escapen en algún momento alguno de ellos. Sin embargo, el objetivo es tomar conciencia, saber cuáles tenemos e intentar ir mejorando nuestra forma de comunicarnos con los demás. No cuidar nuestra comunicación puede generar problemas de convivencia o dañar las relaciones que actualmente estamos manteniendo virtualmente. Ya es lo suficientemente duro estar separados de muchas de las personas que queremos. Intentemos, en la medida de lo posible, crear un ambiente saludable entre nosotros.

Los errores comunicativos más dañinos son los los cuatro jinetes del apocalipsis que ya comentamos en otro de nuestros post. Según los estudios que realizó Gottman en su laboratorio del amor pueden predecir rupturas de pareja. A continuación, vamos a comentar otros errores comunicativos aplicables a todo tipo de relaciones interpersonales: parejas, familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc.

Errores comunicativos

RECRIMINAR Y JUZGAR: los juicios son interpretaciones de la realidad, son suposiciones.

No tenemos que olvidar que existen tantas realidades como mentes en el mundo. Cuando juzgamos, también estamos dando información de nosotros mismos. Puede que estemos utilizando el mecanismo de defensa de la proyección y estemos colocando en el otro lo que no soportamos o nos molesta de nosotros mismos. Un claro ejemplo nos lo da el paso del tiempo: resulta que la inmensa mayoría repetimos algunas conductas que alguna vez hemos criticado de nuestros padres. ¿No será que ya estaban en nosotros pero no nos dábamos cuenta? Existen refranes que nos recuerdan «Nunca digas nunca», o «Nunca digas que de este agua no beberé». Como seres humanos, tenemos que aceptar la incongruencia y permitir el error propio y ajeno.

También puede ocurrir lo contrario, criticamos lo diferente, lo que nos es ajeno. La pregunta es ¿Por qué? Moralmente tenemos conceptos del Mal y el Bien y aquí no pretendemos entrar en por qué juzgamos las conductas psicopáticas o perversas. Pero si queremos generar una reflexión sobre qué se está moviendo dentro de nosotros en cuestiones más simples. Por ejemplo: ¿Por qué llamamos a alguien egoísta? Quizás esa persona tenga algo que nosotros no tenemos, como el amor a sí mismo. Puede que esa persona se priorice y se elija como compañía cuando nosotros no sabemos estar solos y la necesitemos. Quizás  estemos criticando algo que en el fondo envidiamos o que confundamos individualidad con egoísmo. Cada uno debería poner la mirada en sí mismo y aprender de él a través de lo que siente hacia los demás.

¿Cómo manejar lo que nos molesta del otro?

En primer lugar, antes de suponer preguntemos a la otra persona, ya que en muchas ocasiones nos equivocamos. En segundo lugar, en vez de juzgar intentemos describir la situación y en base a ella expresar como nos sentimos nosotros.

Es muy difícil no caer en algún momento en este error comunicativo. Es el más común y todos en mayor o menor medida lo hemos hecho alguna vez. Sería importante reducir su frecuencia o hacerlo en nuestra mente pero no transmitirlo al otro ya que no genera nada positivo.

Errores comunicativos

ECHAR EN CARA

Echar en cara es una forma de proyectar lo que nos frustra en el otro. «Por tu culpa soy una desgraciada». Nos coloca en una posición de víctima, pasiva y nos elude de la responsabilidad. Esta posición bloquea el cambio que se supone que deseamos tener.

SERMONEAR

Aquí viene otra gran estrella, el famoso «te lo dije». Preguntaros si realmente sirve para algo constructivo. Es otra forma de transmitir juicios morales. Nos estamos colocando en la posición del sabio. ¿Realmente lo somos?

ERROR DEL ADIVINO

Este tipo de error comunicativo lo utilizamos cuando «mágicamente» creemos poder leer la mente de la otra persona.  Es igual de dañino pensar que nosotros lo sabemos todo de la otra persona como pensar que la otra persona debería saberlo todo sobre nosotros. Seríamos personas muy simples si esto fuera cierto. Además genera falsas expectativas, malas interpretaciones y muchas decepciones.

Añadir que este superpoder muchas personas piensan que lo tienen los psicólogos. Lo confesamos: con el graduado nos dan el poder de leer la mente y la varita mágica para solucionar los problemas de las personas.

CASTIGAR CON EL SILENCIO

Es propio de personas que quieren evitar los conflictos. De esta manera, se cronifican y se pueden volver inmanejables.

confinamiento

ABSOLUTISMO

El absolutismo no acepta la individualidad del otro, no acepta que la otra persona piense de forma diferente. Es un error pensar que nosotros tenemos la verdad absoluta sobre cualquier tema.

VISIÓN TÚNEL

Este error comunicativo hace referencia a la tendencia a corregir todo el tiempo al otro y poner el radar en sus fallos.

INSISTIR EN COSAS QUE NO TIENEN SOLUCIÓN

Hay que saber identificar cuando se está frente a un conflicto irresoluble. Estos son los que desgastan la energía y no llegan nunca a buen puerto. No se puede estar de acuerdo en todo Y NO PASA NADA. Una relación interpersonal no tiene por qué perder calidad por este motivo. Es positivo recordar qué os une y por qué merece la pena mantener la relación, sea del tipo que sea.

QUERER COMUNICAR VERBALMENTE TODO

En principio querer comunicar es sano pero se convierte en patológico cuando no elegimos bien el momento ni las palabras.

HABLAR POR REDES SOCIALES TEMAS IMPORTANTES

Es un error utilizar el WhatsApp u otras redes sociales, para abordar temas importante. El mejor método es hacerlo en persona. En caso de no ser posible, es preferible tener la conversación a través de una videollamada para poder ver el lenguaje no verbal de la otra persona, o, al menos, por llamada telefónica para ver el tono de voz con el que se dicen las cosas.

terapia online

En este confinamiento seguimos a tu lado. Puedes concertar tu cita psicológica a través del número de teléfono 653234336. Te informamos sin compromiso. Estamos realizando terapia online.

PorAlba Sánchez Morán

Fomenta la pasión en el confinamiento.

Llevamos unas cuentas semanas de confinamiento y tener una relación de pareja nos puede resultar más complicado que de costumbre. Son tiempos difíciles, tanto si se está conviviendo, como si se está realizando cuarentena por separado. Recientemente, os hemos enseñado uno de los juegos que utilizamos en consulta para fomentar un mayor conocimiento del otro miembro de la pareja (Ver–> Juego para parejas). En esta ocasión, vamos a centrarnos en otro de los pilares básicos: LA PASIÓN.

Al amor normalmente se le asocia mucho a la pasión. Cierto es, que es uno de los componentes fundamentales junto a la intimidad y el compromiso. Sin embargo, se suele tener ideas muy distorsionadas tanto del amor como de la pasión. Socialmente, se ha creando una conciencia nueva sobre el término del amor; de ser algo «todo poderoso» ha pasado a ser algo desvirtuado a golpe de click, de aguantar lo inaguantable en nombre del «amor» hemos pasado al miedo al compromiso.

El Amor en tiempos post-modernos.

Como Bauman diría: el amor de la sociedad post- moderna es líquido y frágil. Lo que antes era seguridad hoy lo llamamos monotonía. Lo que antes era seriedad hoy lo llamamos aburrido. Ya no hay compromiso, en cuanto surgen los problemas escapamos. Somos un «envase» listo para consumir. Exprimimos una relación y nos vamos a otra. No hay duelos, solo clavos ardiendo a los que agarrarnos.

Le exigimos lo divertido a la pareja, queremos que nos sorprenda, que nos haga sentir vivos, que nos haga sentir felices. Le exigimos aquello que no podemos encontrar en nosotros mismos. La realidad es que lo que no nos podamos dar nosotros, no lo va a generar el otro.

La persona Post-moderna es una adicta al enamoramiento, esa fase tan llena de hormonas de la felicidad y tan poco duradera a largo plazo. Teme perder su individualismo, teme perder su libertad de hacer lo que quiera, cuando quiera y con quien quiera. Ama su «yo» y teme perderlo amando a un «tú». No hace nada por el otro si eso no implica un propio beneficio. Sin embargo,vive en una angustia constante porque ningún vínculo es sólido. Ningún vínculo, sabemos si va a estar mañana, por lo que miramos a la otra persona con desconfianza. No queremos ser dejados primero, nos da miedo caer en la angustia, aunque lo sustituyamos rápidamente. Vivimos en una incertidumbre permanente, no nos permitimos encontrarnos con el otro.

fomenta la pasión en el confinamiento

La pasión

En esta sociedad post-moderna, se suele confundir la pasión con la fase del enamoramiento. Pensamos que son esas «cosquillitas» en el estómago constantes. Y claro, cuando dejamos de sentirlas «es que ya no siento lo mismo» y dejamos la relación. ¿Obvio no? ya no es todo tan maravilloso como era, para qué aguantar más, no queremos malgastar nuestro tiempo en una relación en la que no sintamos ese subidón constante.

Existen muchos tipos de amor (ver en link–> El amor y sus tipologías), este que comentábamos sería el encaprichamiento si solo se fundamenta en la pasión o el amor romántico si además de pasión hay intimidad. Para tener una relación de pareja saludable deberían estar los tres componentes: pasión, intimidad y compromiso.

¿Cómo fomentar la pasión en el confinamiento?

  • Disfrutar haciendo juntos pequeñas cosas como por ejemplo ver alguna película, serie o programa de televisión. En caso de estar separados, podéis verlo juntos por videollamada o comentarlo posteriormente. Hacer deporte juntos en época de confinamiento también puede ser una cita muy ideal para las parejas.
  • Al final de cada día, dedicaros unos momentos para contaros como os ha ido. Incluso aunque lo hayáis pasado juntos es importante preguntar cómo se ha sentido durante el día a la otra persona. En estos tiempos, más que nunca, la expresión emocional es fundamental.
  • Mostrar interés cuando la otra persona os comunique algo. Cuidar vuestro lenguaje no verbal. Es muy importante mirar a la otra persona y realizar gestos que muestren escucha activa.
  • Preguntar, si no se conocen recientemente, sobre lo sueños de la otra persona y objetivos vitales.
  • Explorar vuestra sexualidad, hablar sobre ella, sobre lo que os produce placer. Innovar, crear nuevos escenarios, atreveros a probar cosas nuevas.

Os recomendamos un juego para parejas denominado «Desire» que podéis utilizar en la cuarentena tanto si estáis juntos como separados. Es una aplicación que os tendríais que descargar cada uno en el teléfono móvil. El juego consiste en ir poniendo retos. Hay distintas categorías a elegir. Os dejamos un pequeño vídeo donde explican en qué consiste –> Vídeo Desire.

terapia online

Os recordamos que en PsicoTorres estamos realizando terapia online. Os podéis poner en contacto a través del número de teléfono 653234336 y os informamos de todo. Estaremos encantadas de ayudaros.