Archivo de etiquetas psicologas salamanca

PorAlba Sánchez Morán

¿Cómo detectar pensamientos irracionales?

En este post contamos cómo se pueden detectar pensamientos irracionales o distorsiones cognitivas . Para ello, vamos a hablar de los criterios de racionalidad. Estos criterios nos ayudan a saber cuándo estamos teniendo pensamientos inadecuados ante una situación.

1. OBJETIVIDAD:

Para saber si un pensamiento es cierto, tenemos que basarnos en evidencias, en pruebas palpables. En hechos específicos que corroboren ese pensamiento.

Por ejemplo, una persona puede pensar «voy a suspender». Esto podría ser cierto, pero hay que indagar a través de preguntas del tipo: ¿Cuántas veces has pensado eso y no ha ocurrido? ¿En qué te basas para decir que vas a suspender? si esto te lo contara una persona querida para ti ¿Qué le dirías?

2. INTENSIDAD DE LA EMOCIÓN:

Otro criterio para detectar pensamientos irracionales es que generan emociones muy intensas e inadecuadas ante una situación. En este caso, preguntas que nos pueden ayudar sería: ¿Qué es lo peor que puede pasar? y si pasa, ¿realmente eso es tan malo?

Muchas personas aquí pueden responder que sí, que les produce mucha ansiedad que algún hecho determinado ocurra, aunque sepan que es irracional. Aquí podemos estar hablando de Síndromes de Ansiedad que requieren de un tratamiento psicológico individualizado.

3. UTILIDAD:

Es importante analizar si lo que estamos pensando es o no es útil. La pregunta clave sería ¿Para qué te sirve pensar de esa forma? Si se encuentran respuestas lógicas perfecto, pero si solo sirve para entrar en un bucle de pensamientos negativos, que además no están basados en certezas… estamos ante pensamientos irracionales.

4. CRITERIO FORMAL:

Otro forma de detectar pensamientos irracionales es a través de las palabras que se utilizan. Suelen ser comentarios extremistas, catastróficos, rígidos, generalizados, etc. Un pensamiento adecuado es flexible. Tiene la capacidad de ver los diferentes grises de una situación.

tratamiento psicológico

El primer paso, es detectar o ser conscientes de que algo va mal dentro de nosotros. En ese momento, podemos empezar a trabajar. Si sientes que tienes pensamientos irracionales, cuenta con el equipo de psicólogos de PsicoTorres. Estamos en calle María Auxiliadora, Nº 74, 2ºB o Calle María Auxiliadora, Nº 55, Entreplanta. También realizamos terapia online. Pide información y tu cita en el 653234336.

PorAlba Sánchez Morán

Los cuatro jinetes del apocalipsis a evitar en el confinamiento.

Como ya hemos mencionado, la forma en la que nos comunicamos es muy importante. Tener una buena comunicación es una forma de cuidar nuestras emociones. Asimismo, cómo nos sentimos tiene poder sobre nuestro sistema inmune. Por lo tanto, tener una Comunicación funcional tiene más beneficios de los que podemos pensar. En estos tiempos, más que nunca, hay que generar un sentimiento de unión.  Hay que luchar todos juntos en una misma dirección. Es de suma importancia generar un ambiente de armonía. Para ello, hay que eliminar al máximo la negatividad. Una forma de hacerlo es eliminando de nuestro vocabulario a los cuatro jinetes el apocalipsis.

Cuatro jinetes del apocalipsis.

1. LA CRÍTICA.

Es comprensible que estemos molestos con la situación actual que estamos viviendo. También es entendible que estemos viendo cosas que nos indignan, que nos hagan sentir frustrados y que nos generen cierta irascibilidad. No es bueno que reprimamos estos sentimientos, pero tampoco es bueno que utilicemos la crítica para expresarlos. No es positivo ni para nosotros, ni para quien la recibe.

Cuando criticamos, estamos englobando la personalidad de la otra persona: «tú eres un incompetente». La crítica es general y estable. Este mensaje no tiene nada de constructivo. No genera cambios, solo aporta sentimientos negativos a la persona que los recibe. Muy importante también no generalizar: «no haces NADA bien».  Estos mensajes nos tiñen la situación de forma más negativa de lo que realmente es y como consecuencia influye en nuestras propias emociones.

¿Cómo la transformamos? A través de la QUEJA. Esta es concreta y se refiere a las conductas o situaciones específicas. El impacto de este lenguaje en nuestras emociones es mucho más manejable. Esta pequeña estrategia comunicativa sirve tanto para las noticias que estamos viendo ahora por la televisión, como para relacionarnos de forma más saludable con nuestras personas cercanas.

Utilizar la crítica en nuestra forma de comunicarnos puede generar problemas graves en nuestras relaciones interpersonales. Os invitamos a tener conciencia sobre si la utilizáis en vuestro día a día e intentar transformarla en la queja. La podemos cambiar utilizando la técnica del Mensaje yo.  Por ejemplo: «Yo me siento frustrada cuando miras el móvil mientras te hablo». Además, para reforzar el mensaje podemos añadir nuestra petición: «Me gustaría que me miraras, eso me haría sentir que me escuchas». Es importante expresar claramente lo que queremos y no caer en el mito de «si me conociera sabría lo que me gusta» o los «yo lo haría».

Cuatro jinetes del apocalipsis

2. El DESPRECIO.

Las faltas de respeto hay que eliminarlas por completo de nuestra comunicación. Es un grado más alto que la crítica. Serían las burlas, el sarcasmo, los insultos, algunos gestos determinados, el escepticismo, etc. Este tipo de mensajes es totalmente hiriente y nada constructivo.

3. ACTITUD DEFENSIVA

Este tipo de actitud consiste en contestar con críticas a otras críticas. Entraríamos en una especie de escalada que podríamos resumir en «y tú más». También suele aparecer aunque no nos hayan criticado, puede que la persona se sienta atacada y conteste con una crítica a un falso ataque. Esta postura niega la propia responsabilidad del conflicto. No nos permite asumir parte de la solución de este.

Por otro lado, es un mala estrategia de afrontamiento de problemas utilizar un momento de discusión para sacar errores pasados de la otra persona. Esto es algo muy común que observamos en la consulta. La persona se guarda algo que le molesta y lo saca en una discusión sobre otro tema «pues tú el otro día hiciste…». Recordamos que el hecho de guardarnos las cosas que nos molestan suele llevarnos a somatizar o a tener un estilo de comunicación agresivo. Es importante hablar en el momento sobre las cosas, si no es posible, no esperar a que pase mucho tiempo.

4. ACTITUD EVASIVA.

Este tipo de actitud es ese «paso». Las personas que la utilizan están EVITANDO el problema a través de actitudes de silencio (no confundir con silencio asertivo), expresiones corporales, inexpresividad, pasividad, etc. La realidad es la que es por mucho que la evitemos. Este tipo de actitud solo hace que los conflictos que tengamos, sean del tipo que sean, se cronifiquen.

Relacionándolo con la situación actual, este tipo de actitud la pueden tener las personas que no toman las medidas protectoras necesarias porque piensan que esta pandemia no va con ellos. Por ejemplo, salimos a la compra y no llevamos protección, llegamos a casa y no nos lavamos las manos, nos tocamos la cara sin pensar que tenemos riesgo a contagiarnos. También lo sustentarían pensamientos del tipo «a mi no me va a tocar» o «si me contagio, será como un simple catarro». En este problema, todos y cada uno de nosotros, en mayor o menor medida, formamos parte de la solución.

Estos cuatro jinetes del apocalipsis no forman parte de la solución de ningún conflicto. Es una forma de agravar los problemas que tenemos. Son aspectos de nuestra comunicación que pueden ocasionar problemas de convivencia, mayor estrés o malestar generalizado y agravamiento de las disputas, entre otras cosas. Sería interesante, que cada uno de vosotros reflexionara sobre cuales de estos cuatro jinetes tiene tendencia a utilizar para intentar erradicarlos o reducirlos.

En este confinamiento, no permitas que entre en tu casa ni el coronavirus, ni los cuatro jinetes del apocalipsis. Son malos compañeros de piso. Busca la unión y armonía. No pongas la mirada en todo lo que los demás están haciendo mal y reflexiona sobre qué puedes tú aportar dentro de tus posibilidades.

terapia online

Nuestro equipo de psicólogos sigue ejerciendo de forma online. Puedes ponerte en contacto a través del número de teléfono: 653234336.

PorDra. Carolina Torres

RECOMENDACIONES PSICOLÓGICAS PARA EL PERSONAL SANITARIO

 

Todos sabemos que nuestro personal sanitario es el que está en la primera fila de la batalla, y, por lo tanto, es el sector más expuesto a situaciones de incertidumbre y estrés.

Diariamente luchan con las situaciones más complicadas, como no tener el equipo suficiente, la exposición al contagio, debates éticos, dar malas noticias, en definitiva, situaciones límite.

Por ello, es importante que no solo toda la población sigamos sus recomendaciones, sino que les cuidemos. Ellos, como cualquier persona, son humanos, y también, aunque muchas veces parezcan hechos de otra pasta, lidian con la tristeza, la angustia, los miedos y tienen sus límites. Por ello es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  1. No descuidar las necesidades básicas: las comidas, que sean lo más saludables posibles. Dormir y tener un descanso real, ya que la falta de sueño y de alimentación afecta a nuestra toma de decisiones, a nuestro humor, en definitiva, a nuestra cognición. Los descansos son tanto o más importantes que el trabajo, ya que nuestra mente funciona con tiempos, y esos tiempos de desconexión y de ventilación, son imprescindibles para que podamos rendir después. En los descansos, realizar actividades que no tengan que ver con la profesión, para poder tomar una distancia.
  2. Autocuidado fuera del horario laboral: explorar otras actividades, como decimos, para tomar distancia real del foco de estrés. Realizar ejercicio, hablar con amigos o familiares, leer o dibujar, son actividades que permitirán ventilar a nivel emocional.
  3. Evitar la sobreexposición a los medios de comunicación: la avalancha informativa por parte de los medios, puede aumentar el estrés y las sensaciones de ira y frustración. Es importante mantenerse informado, pero no constantemente. Es necesario poner barreras ante los cientos de mensajes que se reciben diariamente por whats app y centrarse en lo que sí se está haciendo, es decir, favorecer un sesgo positivo hacia la información.
  4. Ponga límites: al ser un profesional de la salud, estará muy demandado. Es de suma importancia poner límites y cuidar su espacio. Es crucial cuidar del espacio propio y del silencio. Será necesario desconectar por completo de dispositivos, y tener un espacio para la reflexión.
  5. Reconocimiento emocional: las emociones y sentimientos negativos existen, y están ahí, y no pasa absolutamente nada por experimentarlos. Es muy importante el reconocimiento de los mismos y que sean tratados con naturalidad, sin asustarse. Sin embargo, si siente que se apoderan y no sabe gestionarlos, es necesario que pida ayuda a los profesionales de la salud mental. El pedir ayuda, es un signo de responsabilidad para todos.
  6. Mantenga el contacto con familiares y amigos: el charlar con nuestros seres queridos es un sostén emocional vital. Mantenga conversaciones en la que no sea el único tema el coronavirus.
  7. Utilice técnicas que conozca: haga técnicas de relajación y respiración para bajar el estado de alerta y poder pensar con mayor claridad, intente centrarse en el aquí y ahora e intente manejar sus pensamientos de una forma lógica. Poner palabras a lo que le ocurre es crucial, si no quiere o puede verbalizarlo con alguien de confianza o un profesional, escriba. Los pensamientos siempre se manejan mucho mejor fuera, que dentro.
  8. Apóyese en sus compañeros y fomente el equipo: nadie mejor que sus compañeros/as le va a entender. Compartir vuestras experiencias puede ser una manera muy adecuada para poder hacer una ventilación emocional.

 

Si eres profesional sanitario y te estás viendo desbordado emocionalmente, contacta con un profesional. En PsicoTorres, nuestro equipo sigue trabajando de manera on-line para todo aquél que nos necesite.

Pueden encontrarnos en el 653234336 o en www.psicotorres.es