Trastorno del déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

PorDra. Carolina Torres

Trastorno del déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

Según la Asociación Americana de Psiquiatría (APA), el TDAH afecta al 5% de la población infantil y adolescente en la mayoría de las culturas. Es más frecuente en varones, las mujeres tienen una mayor tendencia a la inatención. Es entendido como un problema global en la vida del niño/a que repercute al rendimiento académico y en sus relaciones sociales y familiares.

Durante el desarrollo evolutivo presenta disfunciones a nivel neuropsicológico y conductuales. Además de una frecuente comorbilidad con otros trastornos como por ejemplo,  el negativista-desafiante, disocial, ansiedad, depresión, dificultades de aprendizaje o problemas en las relaciones sociales. En la adolescencia la tasa de comorbilidad es más alta que en niños de preescolar encontrando una alta relación con la delincuencia, los comportamientos sexuales de riesgo o abuso de sustancias.

El TDAH aparece en los primeros años de la infancia y puede cambiar su transcurso evolutivo. En los primeros años es más característica la hiperactividad y la inatención. En la adolescencia la inatención se mantendría estable, la hiperactividad disminuye y la impulsividad suele aumentar.

Criterios diagnósticos.

Los criterios diagnósticos que propone el DSM-5 son:

  1. Patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad
  2. Durante al menos 6 meses
  3. En un grado que no concuerda con el nivel de desarrollo
  4. Los síntomas no deben ser sólo una manifestación de un comportamiento de oposición, desafío, hostilidad o fracasos en la compresión de tareas o instrucciones.
  5. Los síntomas deben estar presentes antes de los 12 años, en 2 o más ambientes y provocar serio deterioro de la actividad social y académica.
  6. No deben aparecer exclusivamente en el trascurso de una esquizofrenia ni de otro trastorno psicótico, ni deben explicarse mejor por la presencia de otro trastorno mental.

Dentro de este trastorno existen diferentes subtipos: El déficit de atención, la hiperactividad/impulsividad o combinado cuando presenta síntomas de ambos subtipos.

Déficit de atención:

  • No prestar atención a los detalles o cometer errores por descuido
  • Parece no escuchar
  • Tiene dificultad:
    • Para mantener la atención
    • Para seguir las instrucciones hasta el final
    • Con la organización
  • Evita o le disgustan las tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido
  • Pierde las cosas
  • Se distrae con facilidad
  • Es olvidadizo para las tareas diarias

Hiperactividad/Impulsividad

  • Mueve o retuerce nerviosamente las manos o los pies, o no se puede quedar quieto en una silla
  • Tiene dificultad para:
    • Permanecer sentado
    • Realizar actividades tranquilamente
    • Esperar o tomar turnos
  • Corre o salta de manera excesiva
  • Actúa como si estuviera motorizado
  • Habla en exceso
  • Responde antes de que se haya terminado de formular las preguntas
  • Interrumpe o importuna a los demás

Tratamiento psicológico

El tratamiento psicológico para estos niños debe ser multidisciplinar. Deben trabajar en equipo el psicólogo, los padres y los profesores. El tratamiento más divulgado es el asesoramiento a padres y profesores en la utilización de técnicas de modificación del comportamiento. Es decir, se enseña a utilizar estrategias para aumentar las conductas deseables y disminuir aquellas conductas desadaptativas. Por ejemplo, una estrategia a tener en cuenta es el uso de la Atención. La atención es el refuerzo más potente por lo que hay que tener cuidado. Si reñimos al niño ya está recibiendo atención, si es lo que busca, repetirá la conducta. Estas técnicas son complejas y no pueden utilizarse de manera estandarizada para todo el mundo. Un terapeuta experimentado en ellas debe guiar su utilización.

Por otro lado, el TDAH es uno de los trastornos más diagnosticados en la infancia. Ante esta realidad debemos tener una mirada crítica y preguntarnos que si de verdad estamos ante una epidemia de TDAH o es más bien una moda donde el sobrediagnóstico y la industria farmacéutica dictaminan la sentencia.

No dudamos de la existencia de este trastorno, algunos niños pueden tenerlo e incluso necesitar un tratamiento farmacológico. Sin embargo, consideramos que hay una epidemia de falsos positivos incrementada por las exigencias del concepto de salud. En este sentido, es imposible observar el DSM-5 sin diagnosticarse a uno mismo de 9 o 10 trastornos diferentes. Nadie se salva, estamos ante el mercado del miedo donde el concepto de Salud ha quedado idealizado y ajeno.

Como siempre añadimos, es de suma importancia realizar un estudio exhaustivo e individualizado de cada persona. En ocasiones, un niño puede mostrar síntomas correspondientes a los criterios diagnósticos de un TDAH. Pero esos síntomas son la punta del iceberg, es una manera reactiva de afrontar una realidad que le perturba. Con cada caso hay que ir al origen del síntoma. Esa es la única forma de fomentar el bienestar del niño y no disminuyendo de manera sistemática los síntomas que presenta. La consulta debe ser vista como un refugio donde puedan expresar sus necesidades afectivas. Solo de esta manera se puede indagar en las profundidades de la mente. Para ello, se requiere; tiempo, juego y mucho amor que aportarles.

Dentro de este trastorno hay muchas quejas demandadas desde el ámbito educativo. Es una labor positiva debido a que se fomenta la detención temprana y también se puede realizar una intervención preventiva. Sin embargo, también hay que tener una mirada crítica.  ¿Por qué en vez de preguntarnos qué está mal en nuestro sistema educativo, preferimos pensar que nuestros niños son “demasiado movidos” o “no atienden” nuestras grandiosas clases magistrales? La manera en la que un niño aprende es mediante el juego, la autoexploración y el descubrimiento del mundo… no ante la repetición de cosas que no entiende, que no le interesan y que no comprende para que le van a resultar útiles. Hay que fomentar la participación activa en las aulas. Deberíamos escuchar más a los alumnos y aprender de lo que ellos pueden enseñarnos. Además, los diferentes tipos de inteligencias no están siendo tomadas en cuenta en el ámbito académico. Mucho cuidado con todo esto.

En Psicotorres podemos ayudarte. Realizamos un estudio individualizado y aplicamos la técnica más adecuada para el caso en cuestión. No dudes llamar para pedir información al 653234336. Estamos en Calle María Auxiliadora 74, 2ºB, Salamanca.

Sobre el autor

Dra. Carolina Torres administrator

1 comentario hasta ahora

Personas con altas capacidades – Blog de PsicoTorresPublicado el11:12 am - Jul 30, 2019

[…] Otro dato a tener en cuenta para su posible detección es que suelen ser niños que no se integran bien. Pueden mostrar mal comportamiento, rebeldía y ver el colegio como un lugar hostil. Se pueden confundir con los síntomas que presenta el Trastorno del déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)  […]

Deja un comentario